jueves, 26 de marzo de 2009

EL TERCER TIEMPO


Que el rugby es un deporte especial, único entre tantos y tantos deportes que pululan por el mundo (la verdad es que hay demasiados), lo demuestran muchas cosas. Una de ellas es un antiguo ritual llamado 'tercer tiempo', que da una idea de los códigos morales que caracterizan a este deporte. Para quien no sepa en qué consiste un tercer tiempo, dejo que lo explique un redactor de El Diario Montañés, Julián Méndez (una positiva excepción en el páramo de incompetencia que caracteriza al periodismo deportivo en España):

"El tercer tiempo es una ceremonia única en el deporte. Los jugadores de rugby, tras zurrarse de lo lindo en los 80 minutos de partido, se duchan, se visten y quedan con los rivales para charlar con una cerveza en la mano. El tercer tiempo es un rito al que se atienen todos los equipos, incluidas las selecciones nacionales. Es más, hasta hace bien poco, la única compensación que recibían los jugadores que participaban en el V Naciones era el frac que vestían para asistir a ese ritual antiguo del tercer tiempo".

12 comentarios:

snake dijo...

Vaya, no sabía que tmb viniese en wikipedia.

Es una tradición que no estaría demás en otros deportes... XD

Saludos

Horrach dijo...

El artículo de Méndez se refiere a la trifulca del petardo de Chabal con Castrogiovanni en un tercer tiempo. Creo que bien valdría su inclusión en la saga ctónica las declaraciones de la novia del segundo, la esquiadora:

"«Debo admitir que me ha hecho un poco de ilusión que Chabal me cortejara. Y mi novio me defendió muy bien».

Toma ya!

CitizenPepe dijo...

Pues sí, estimado Horrach. Esa era la parte de los partidos a la que más arduamente me entregaba siempre.

Para terminar políticamente incorrecto, pero un buen partido ERA mejor que el sexo.

Por cierto, Horrach, estreno blog http://citizenpepe.blogspot.com, casi por obligación patriotica. Se agradecen comentarios.

Horrach dijo...

No he jugado nunca al rugby, pero creo que entiendo su comentario 'sexual'. Si ya con ver un partido una nota cosas, jajajaj.

Estaré atento a su blog, Pepe. La verdad es que hay muchos Pepes en la órbita de UPyD en Ibiza, y no estaba seguro de quien era usted. Ahora ya está todo claro.

saludos

CitizenPepe dijo...

Bueno, tiene más que ver con el afán de superación. La avalancha de adrenalina que supone la tensión de juego.
Recuerde que el Rugby es, ante todo, un deporte de lucha, un arte marcial que se juega en equipo. En este contexto, el desafío de los all-black no es un mero aditamento folclórico, es una amenaza real.
Cuando se saca el balón y avanzan los dos equipos en pós de la colisión inicial, el corazón se acelera, hay que ir a por ellos y ellos seguro irán a por tí. No caben medias tintas, el pusilánime sale herido siempre...

Cuando acaba el partido y lo has dado todo, la satisfacción es enormemente placentera. Ambos equipos, nuevamente, han alcanzado sus últimos límites físicos y psíquicos.

Por desgracia, la edad (más bien la dejadez) ya no me permiten jugarme el físico en el juego. Fue bello mientras duró.

Phil Blakeway dijo...

Citizenpepe, otro camarada oval, qué bien lo ha dicho Ud. "fue bello mientras duró". Ahora nos dedicamos a un tercer tiempo perpetuo... (sólo en ocasiones, no vayan apensar mal algunos, y sobre todo algunas, y no me tomen esto por el lado de la corrección política del "vascos y vascas")...

Algún día haré una recopilación de los más "homéricos" de mi lúdica y jovial carrera rugbística, que a buen seguro son similares a los del común de los rugbieres.

Horrach dijo...

Sinceramente, Pepe y Phil, los envidio y admiro. Totalmente. Ahora ya es tarde, por edad (camino de 32) y por condiciones físicas (rodilla derecha destrozada por un accidente de moto), pero ahora mismo daría mucho de lo que tengo para volver hacia atrás y haberme decidido algún día a jugar a rugby.

Pepe, me encanta cómo ha descrito los pormenores de toda esta experiencia rugbística. Es cierto, el rugby es una batalla total, un despliegue de fuerzas que lo llevan a uno hasta el límite de sí mismo. Ese final del enfrentamiento, se haya ganado o perdido, es lo que más me apasiona: ese vaciamiento, ese sentirse elevado por un tipo de purificación físico y espiritual. En deporte creo que sólo el rugby llega tan lejos. Parece fabuloso, la verdad, y seguro que no exagera usted, porque servidor siente cosas parecidas como espectador de rugby, así que ni me imagino hasta qué punto se podría multiplicar todo en el terreno de juego...

Phil, espero ansioso esa recopilación de experiencias. Es usted un sabio (en conocimientos y criterios) del rugby.

saludos

Horrach dijo...

De todas formas, y a pesar de mi entusiasmo, reconozco que soy demasiado pusilánime para jugar al rugby (mi novia me llama "cocu bourgeois"...). Además, me falta cuerpo, porque mi físico no me permitiría jugar más que de medio melé (y de los enclenques, tipo Peter Stringer).

ximo brotons dijo...

jeje

yo jugué una vez en la playa de mi pueblo, lo difícil fue encontrar a 30 tipos dipuestos a jugar a algo que no conocían, pero con dos simples reglas pasamos un buen rato. yo era para apertura o zaguero. mucho tiempo después pusieron unos palos en la playa, y alguna vez fui a patear a palos.

la pelota era mía. marca "Lions". ya un poco vieja. ahora la he donado al Ies donde trabajo.

mi hermano mayor jugó de ala un par de temporadas en el Sitges, y una vez fui al entrenamiento.

luego he ido a ver a la Santobiana varias veces. es mejor en directo que por TV. tb vi a la selección en Madrid contra Australia, campeona del mundo.

esto del tercer tiempo tiene un poco de mito. en realidad, más de una vez el tercer tiempo acababa en trifulca de bar, honorable, eso sí.

Horrach dijo...

Pues en lo de ver un partido en directo también ando algo retrasado, porque todavía no me he estrenado. He tenido la tentación de ir a ver a los dos equipos mallorquines, el Rugby Club Ponent y El Toro Rugby Club, que juegan en tercera división, pero nunca me he decidido por dudas sobre el nivel de lo que me esperaba en el terreno de juego.

Isaïes Táboas dijo...

Pues es una pena, el año pasado jugue contra el Ponent en su casa ( y en la mia) y su nivel de juego era muy superior al del resto de equipos de la liga (inclusive Sant Boi B).
Creo que daran que hablar en DH B.

Y bueno, respecto al comentario de ximo brotons, nunca en mi vida he acabado un 3r tiempo o ostias con el otro equipo. Supongo que depende de la filosofia del club y de los jugadores.

Horrach dijo...

Bienvenido al blog, Isaïes. veo que perteneces a la maravillosa secta oval. ¿Puedo preguntarte en qué equipo juegas?

saludos

Related Posts with Thumbnails