miércoles, 4 de marzo de 2009

EL CANTO DE LA SIBILA




El llamado 'Cant de la sibil-la' es una de las tradiciones más arraigadas de la tradición mallorquina. Drama litúrgico y canto gregoriano que anuncia el fin de los tiempos, se representa todas las noches de Navidad (en las conocidas como 'Matines'), antes de la celebración eucarística (la 'misa del gallo'), en las iglesias de Mallorca, siendo su momento más esperado por parte de los fieles...

(artículo completo en KILIEDRO)

6 comentarios:

Sr. Verle dijo...

Qué casualidad con sibilas termina mi
http://queremosverle.blogspot.com/

Horrach dijo...

Fascinante su texto, Verle. Si me permite, entresaco de él dos fragmentos cuyos temas son muy queridos en este blog:

"En realidad el concepto demoníaco, apunta Agamben, se refiere a un estadio prehistórico de la comunidad humana, que Benjamin probablemente había extraído de las tesis de Bachofen sobre el momento ctónico-neptúnico y sobre aquella promiscuidad etérica cuyo símbolo fue, para el estudioso de Basilea, el pantano".

"¿De dónde le viene al demonio este atributo del onanismo, y en qué sentido Benjamin puede decir que él viene al mundo como un híbrido de espíritu y sexo? Estos interrogantes, nos dice Agamben, encuentran una respuesta clarificadora en la demonología judía. “Según la tradición talmúdica los demonios son puros espíritus que, habiendo sido creados por Dios el viernes por la tarde a la hora del crepúsculo, ya no pudieron recibir un cuerpo, porque entretanto ya había comenzado el sábado. Desde entonces los demonios tratan insistentemente de procurarse un cuerpo y con este objetivo, se acercan a los hombres tratando de inducirlos a prácticas sexuales en las que falta la pareja femenina, para poder construirse así un cuerpo con el semen que cae en el vacío”. Ahí el demonio es realmente un híbrido de puro espíritu y puro sexo, y se explica perfectamente por qué se le suele remitir al onanismo".

saludos

Sr. Verle dijo...

A su disposición la intertextualidad de Agamben.

El Pez Martillo dijo...

Pues miren ustedes que junto con la sibila, acaban de sacar a la palestra otro personaje al que aquí en Mallorca se le tiene especial cariño y devoción: los demonios. No el Demonio como personificación del Mal típico del cristianismo, sino esos demonios antiguos, seres primordiales y traviesos de los antiguos. Lo cual me lleva a pensar que Mallorca puede que sea una tierra especialmente ctónica y ancestral.

Saludos.

Horrach dijo...

Sí, la figura del demonio es algo curiosa en Mallorca, pues se asemeja más a un bufón que a otra cosa. Nadie le teme, al contrario, basta ver las fiestas de pueblos, en las que todo el mundo quiere hacer de demonio.

En cuanto a la ctonicidad de Mallorca... pues seguro que algo hay, que por algo esta tierra es muy pero que muy matriarcal.

saludos

Anónimo dijo...

A todo subsuelítico, cuanto más cuanto menos, por fuerza le tienen que fascinar las perspectivas apocalípticas.

Jaimito

Related Posts with Thumbnails