lunes, 3 de julio de 2017

DECÁLOGO DEL BUEN CIUDADANO


 (disección publicada en El Mundo-El Día de Baleares)

Vivimos tiempos de gran confusión y falta de confianza. La decencia moral se está poniendo muy cuesta arriba y no todos los llamados son los elegidos. Pero no pasen pena, porque me acaba de llegar una infalible receta para el éxito gracias a la cual podrán salir a la calle con la cabeza muy alta.

1. Debe ser usted vegetariano, abstemio y animalista. Vale que un tal Adolf Hitler cumplía con todos estos requisitos, pero es que los caminos de la pureza son inescrutables.
2. Hable mucho de paraísos fiscales, antros de perversidad. Nunca de los infiernos fiscales.
3. Recuerde lo muy ultras que son los ultraliberales, pero olvídese de los ultrasocialistas.
4. En cuatro décadas se ha doblado la población balear, y a saber si lo del célebre colapso nos viene en parte por un exceso de residentes. Pero no patinemos por ahí, no sea que alguno critique la inmigración, tabú donde los haya. No se agobie, hay solución a la querencia de culpar al de fuera sin caer en el anatema: linchemos a los turistas. Mejor no analice racionalmente determinadas pegas del turismo y láncese en tromba a la tan gratificante satanización de esa masa de extraños, que además están forrados. Culpémoslos de todos los males, incluidos sus quintacolumnistas autóctonos, los hoteleros. Grite, gesticule, escupa si es preciso.
5. Manuel Aguilera hablaba la semana pasada de los bombardeos republicanos de Palma en la Guerra Civil: 150 muertos. Pero Manuel es un depravado y queda automáticamente excluido del Valhalla de la dignidad. Así que olvídese de este desagradable tema.
6. Abónese a lo simbólico (semáforos trans, Trump persona non grata en Palma), muy adecuado para la trinchera contra los infieles, pero no consienta medidas prácticas (los millones de Amancio Ortega contra el cáncer), pues la cháchara ineficaz siempre es más apta para el purificador combate final.
7. Manifiéstese incondicionalmente a favor del aborto, y aproveche esa misma vehemencia para despotricar contra la gestación subrogada. Da igual si es contradictorio, nadie es perfecto.
8. No celebre los 20 años de la liberación de Ortega Lara, un amargado sin carisma. Mejor abrácese con La Tigresa, una persona con un emocionante don de gentes, a su salida de la cárcel.
9. Condene cualquier porrazo de un Policía Nacional a un manifestante, pero ni caso a los tiroteados por la policía venezolana. Algo habrán hecho.
10. Apoye sin fisuras la libertad de expresión. Salvo que quiera aprovecharse de ella algún malnacido que confía en ideas equivocadas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, sin duda alguna. Sólo añadiría la justificación y dispensa moral de cualquier barbaridad cometida con el pretexto de atacar al "malvado" Occidente o encasillable como "de izquierdas". En cambio, cuando la agresión viene de otro punto del espectro ideológico, las exigencias morales son como las de monjas indignadas por haber visto un culo en la playa.

Enhorabuena por su acierto.

Related Posts with Thumbnails