lunes, 13 de abril de 2015

SPAIN IS PAIN (2)


  (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

Hace meses titulé una disección Spain is pain (rima de España es dolor), haciendo un homenaje a un disco editado en el año 2000 por el grupo español The Pribata Idaho, y señalando lo que parece ser la esencia de España y sus ciudadanos: despeñarse por la autocomplacencia más prosaica. Hoy vuelvo a utilizarlo como título y podría haberlo hecho decenas de veces con anterioridad, porque los motivos en este sentido son tan inacabables como el petróleo del Golfo Pérsico.
Pero en esta ocasión viene a cuenta del AVE. Esta semana al economista Luis Garicano le ha caído la del pulpo por decir algo que parece bastante razonable: en España sobran kilómetros de AVE. Recordemos que, si no me fallan los datos, somos el país con más kilómetros de este tipo de líneas del mundo sólo superados por la infinita (geográficamente hablando) China. Si eso no es una anormalidad, indicadora de una burbuja absoluta como ha habido pocas en este país burbujeante...
A Garicano lo entrevistaba Carlos Alsina, en su nuevo programa matutino, y eran los 'abeceros' Ignacio Camacho y David Gistau los que arremetían con extraña dureza contra él. Gistau con especial mala baba, tildándolo de “demagogo” sin contemplaciones. Días más tarde eran Arcadi Espada y Jiménez Losantos los que seguían con las tortas en las páginas de este periódico. Al final la mayoría de ellos coincidía en el mismo supuesto argumento: España es como es y no es lícito cambiarla. Ya sabemos que no somos Dinamarca, el país de moda, pero, hombre, podríamos intentar parecernos un poco, ¿no?
También se ha hablado mucho de esa pirueta del destino, digna de la apasionante historia del Edipo Rey de Sófocles, del ex-ministro socialista que ha sido víctima de la polémica ley que impulsó en la inolvidable era zapateril. Edipo ponía en marcha en la citada tragedia griega la teoría expiatoria de que señalar a una única persona basta para drenar las pasiones de la colectividad, pero finalmente el castigo acababa cayendo sobre su cabeza pues él fue el designado para esa culpa redentora. En este caso, López Aguilar se habrá dado cuenta de que al final todo acaba regresando al origen. Las siembras las carga el diablo.

2 comentarios:

Alvaro dijo...

Comentario al margen con nada o todo que ver:

EEUU: colas del hambre
España: colas del hambre
Reino Unido: hambre a secas
Alemania: niños comiendo de asistencia social

¿Queda demostrado que eso de la teoría del derrame es la gran mentira de los últimos tiempos?

Anónimo dijo...

¡Ay, Manolete! Si no sabes torear, ¿pa' q te metes?

Dejese de articulos en El inMundo y de Ciudadanos, y vuelva al subsuelo y al rugby.

Related Posts with Thumbnails