martes, 28 de septiembre de 2010

EL ALTAR DE PORTALS VELLS


La pasada primavera pasé un día con mi novia en Portals Vells, una preciosa entrada de mar situada entre Magalluf y El Toro, unos kilómetros al norte de Palma, que alberga unas cinco calas, entre ellas la misma Portals Vells, que es la principal y de mayor tamaño, y también la conocida El Mago, frecuentada por nudistas (creo que gays) y algo más pequeña. Nunca antes había estado allí, y lo supe nada más ver los enormes portales de forma cuadricular excavados en la roca que dan nombre al lugar. Linnie me lo descubrió y se empeñó en que los visitara, aunque no sabía el origen exacto de esas aberturas, sólo tenía alguna conjetura al respecto. La sorpresa al entrar fue palpitante: las tres entradas pertenecían a una única cueva, que era más alta y profunda de lo que parecía en un principio (80 metros de largo y 60 de ancho), y la imaginación se excitó especulando sobre su origen. Extrañamente, se podía acceder libremente; no vimos ninguna señal de que el lugar estuviera protegido por ninguna institución política o social. Otra prueba de ello era la suciedad que formaba parte del recinto, que acusaba diversos y penosos orígenes.


Nos dedicamos a investigar un rato en las tripas de la excavación. Varias prolongaciones cada vez más sinuosas parecían apuntar a la existencia de cuevas profundas, pero resultó que a pocos metros un muro cerraba los caminos. Lo más destacable, en la zona más abierta y cercana a las entradas, era un altar modelado en la roca, junto a una especie de capilla cristiana parcialmente derruida y extraordinariamente sucia. Linnie pensó que podría tratarse de algún altar sacrificial que se habría construido siglos atrás, pero no salimos de dudas hasta la noche, cuando pudimos consultar algún material didáctico. Resulta que el origen no fue en absoluto natural, sino que las puertas fueron la consecuencia del trabajo de cantera requerido para utilizar la piedra del lugar en la construcción de la espectacular Catedral de Palma. La capilla puede ser explicada por una leyenda, según la cual unos navegantes genoveses del siglo XV se pudieron refugiar de un fuerte temporal en esta cueva, donde en agradecimiento dejaron una imagen de una virgen. Puede que la pequeña capilla fuera construida para albergar la imagen.

El altar misterioso

Pero, ¿qué sucede entonces con el altar? ¿Acaso fue construido también por los genoveses que allí se refugiaron de la tormenta? ¿O por los canteros mallorquines? Probablemente no, pues la decoración es algo sincrética, más pagana que católica, con elementos orientales y alguno que recuerda a las culturas sacrificiales precolombinas. Mi única hipótesis al respecto tiene que ver con la playa del Mago, que en realidad se llama así desde hace sólo un par de décadas, cuando, a finales de los años 60, Michael Caine y Anthony Quinn protagonizaron una modesta adaptación cinematográfica de The magus, la novela del británico John Fowles. Casi toda la película se rodó en la playa que después fue bautizada con el título de la misma y del libro.

Linnie y na Catalineta Thomàs

El caso es que no he podido encontrar por ninguna parte una copia completa de la película, únicamente dos fragmentos (uno en Youtube y el otro en Dailymotion), pero parece ser que en una de sus escenas Caine entra en unas cuevas donde experimenta una especie de ensoñación terrible. Mi intento de explicación, entonces, tiene que ver con esas escenas de la película, que probablemente se rodaron en la espectacular cueva de las tres puertas, espacio ideal para una obra de esas características, y el altar podría ser uno de los decorados que los artistas hippies de la película construyeron allí y que luego abandonaron. Si algún amable lector sabe algo al respecto, le agradecería enormemente su ayuda.

7 comentarios:

koolauleproso dijo...

Vaya, hombre: Y mira que cuando yo llegué a Palma (mañana se cumplen 18 años) me instalé provisionalmente en Magalluf, donde mi ex-cuñado trabajaba de camarero. Lo digo porque no debe quedar muy lejos, y me hubiese gustado conocer esta maravilla del siempre caprichoso relieve Kárstico (algún ejemplo tenemos por aquí, en el extremo oriental de Asturias, casi ya en Cantabria) y son paisajes impresionantes y dotados de un innegable halo de misterio.

Horrach dijo...

Pues sí que te quedaba muy cerca, apenas a un kilómetro, más o menos. Se coge la carretera que lleva, pasando por el Aquapark, a El Toro y Son Ferrer, y a medio camino, tirando, eso sí, por una carreterita lamentable, llena de baches y piedras (parece ser que el ayuntamiento de Calvià no la arregla porque así va poca gente a esas calas, con el consiguiente beneficio y tranquilidad para los señores propietarios de los chalets que se han construido en una ladera (la que baja desde el Casino).

saludos

Anónimo dijo...

yO PASE LA ULTIMA NOCHE DE SAN JUAN ALLI, LA VERDAD HERMOSO LUGAR, PARA LLEGAR ES ESCARPADO Y DIFICIL A OSCURAS, PERO HEMOS LLEGADO , COMIDO Y DIVERTIDO ALLI, LASTIMA LUEGO SE LEVANTO MUCHO VIENTO Y NO SE PODIA ESTAR, HABIA QUIENES BUCEABAN CON LUCES ERA UN EFECTO HERMOSO, COMO TODA MALLORCA UN RINCON MUY BONITO, SALUDOS DESDE BUENOS AIRES, ANA

Von Horrach dijo...

Saludos, Ana.

El acceso es complicado también de día. Aunque el camino está asfaltado, está repleto de baches. Parece ser que el ayuntamiento de Calvià no lo arregla para que la zona no se masifique.

Anónimo dijo...

http://www.realismofantastico.net/2013/10/el-mago-magus-de-john-fowles.html

Anónimo dijo...

http://www.realismofantastico.net/2013/10/the-magus-la-pelicula.html

Anónimo dijo...

http://www.nixe3.com/muestrareport.asp?id_ficha=2788

Related Posts with Thumbnails