lunes, 1 de diciembre de 2008

LA MUJER CTÓNICA (9). DEBATE SOBRE EL MALTRATO DOMÉSTICO

Copio aquí el intercambio de argumentos que he mantenido estos últimos días con una ex-compañera de estudios filosoferos en la UIB, Silvia Cano Juan, sobre el tema del maltrato, también llamado 'violencia de género' (creo que la acepción más correcta sería 'violencia doméstica', porque no implica a todo el género masculino, sino sólo a algunos en la realidad de su vida de pareja). El debate se ha producido en una entrada del blog que tiene esta actual consellera (del Consell de Mallorca) del PSIB-PSOE, que también ostenta en su partido el cargo de Secretaria de Igualdad.

Cano: "Avui és una fita assenyalada per a totes les persones que lluitam contra les desigualtats de gènere, avui és un dia per reflexionar i reivindicar. Per exigir la fi d'aquesta violència cap a les dones que es dona de manera universal a totes les cultures, i que està fonamentada en la idea de superioritat dels homes cap a les dones, i en les desiguals relacions de poder constituides entre els gèneres.
De vegades frivolitzam parlant de xifres, és molt difícil treslladar una realitat amb tanta càrrega emotiva a estadístiques. S'estima que hi ha unes 600.000 dones víctimes d'aquesta violència masclista a Espanya, de les quals, que pateixen violència de gènere, de les quals només denuncia una part. A Balears varen denciar al 2007 2612 dones (dades Instituto de la Mujer), de les quals un nombre molt important eren dones joves, menors de 30 anys (...)".

Horrach: "Varias precisiones se me ocurren, a bote pronto, a tu entrada, a modo de enriquecimiento del debate.

1. es cierto que la violencia contra las mujeres se da en todas las culturas, pero no se da en todas una complacencia con la misma. Es decir, que en nuestras sociedades de occidente la ley no tolera esas agresiones y lucha contra ellas. Por tanto, se podría matizar que en unas sociedades es legal violentar a la mujer y en otras no lo es. Hay que insistir en estos matices importantes para no meter a todos en el mismo saco.

2. no estoy seguro que la violencia contra las mujeres se asiente únicamente sobre una ideología machista. Eso sucede en [algún] caso, pero no en todos, pues no todos los maltratadores son machistas. No todo en esto tiene que ver con los condicionamientos culturales, sino que lo biológico tiene también mucho que decir.

3. si se sabe la cifra de mujeres que denuncian, ¿cómo se puede saber el número de mujeres maltratadas que no lo hacen? ¿De dónde sacas esa cifra tan enorme de 600 mil mujeres? En este tema hay que ser muy preciso y ser riguroso con los datos, y no exagerar, que si no se alimentan tensiones de forma innecesaria.

4. no dices nada de un fenómeno cada día más presente sobre esta cuestión: las denuncias falsas. Si por una parte es cierto (todos conocemos algún caso) que muchas mujeres no denuncian (o luego la retiran si lo ha hecho), también lo es (también conocemos casos, cada vez más) que muchas mujeres denuncian falsamente a sus maridos, aprovechándose de las leyes actuales para salir beneficiadas en los procesos de divorcio. Cada día hay más casos en los que los jueces, saturados de trabajo y presionadísimos por los histéricos medios de comunicación, meten en la cárcel a hombres sin pruebas de que hayan cometido delito alguno".

Cano: "Hola Toni, de nuevo nos encontramos en el blog. Respecto a las precisiones que me haces, te contesto.

1. es cierto que la sensibilización y la consciencia social sobre el fenómeno, no es la misma en los diferentes países, en este sentido, en España, tenemos una de las legislaciones contra la violencia de género más avanzada de todo el mundo. Países como Rusia, que no recogen estadísticamente estos datos, la percepción social del problema es completamente distinto.

2. La violencia de género es posible explicarse desde la jerarquización del poder entre los sexos, y el imaginario simbólico que lo acompaña, sustentado en el patriarcado y en las ideas machistas y misóginas que impregnan la filosofía y otros ámbitos de nuestro pensamiento, no sólo en occidente, sino en todo el mundo. Cualquier hombre que agreda a una mujer, considera legítimo ese control sobre ella, si esto no es machismo... Por supuesto, que no podemos caer en reduccionismos, y debemos tener en cuenta otros factores, pero la fundamentación de esa violencia se debe básicamente a las desigualdades de género, y a las construcciones culturales asociadas a uno u otro sexo.

Que lo biológico tenga mucho que decir, permíteme que discrepe, la agresividad es una estrategia de adaptación de la especie, la violencia es cultural, y por tanto, somos libres o no de ejercerla.

Hay una macroencuesta de hace una serie de años, publicada en el instituto de la mujer, donde a través de un exhaustivo estudio sobre la violencia de género, realizado a miles de mujeres en España, se hace una diferenciación entre maltrato técnico, y maltrato declarado. El primero no tiene porqué implicar la autoconciencia, el segundo, es como dice su nombre, reconocido. Bien, a través de esta macroencuesta en nuestro país, que además tiene similitudes con otros estudios de otros países, evidencia que ´sólo 1/3 de las mujeres maltratadas denuncian, con lo cual, y muy a mi pesar, no estoy exagerando. Amnistía Internacional daba estas cifras esta semana, y van en esta misma línea.

Del tema de las denuncias falsas, el Observatorio de la violencia del poder judicial, reconocía que no había ninguna sentencia en firme de una mujer condenada. Creo que este tema de las denuncias está siendo utilizado por los machistas y por los que oponen resistencias a los avances que estamos teniendo las mujeres, lo que no quiere decir, que no existan y alguna mujer haya hecho un mal uso de la ley, lo que me parece totalmente reprobable.

Y por último, comentarte desde mi punto de vista, que es preferible un hombre una noche en la cárcel, que una mujer muerta. Normalmente, y a las cifras me vuelvo a remitir, el 78% de los encausados son condenados. No creo que por una lectura laxa de la ley".

Horrach: "Me deja alucinado algunas de las cosas que dices. Alucinado, que no sorprendido, que a estas alturas ya nos conocemos.

Empezaré por lo del final: o sea, que "es preferible un hombre una noche en la cárcel, que una mujer muerta", chapeau. Es decir, que a la papelera la presunción de inocencia y fuera el estado de derecho, que todo hombre, por el hecho de ser acusado o denunciado (con o sin pruebas) ya es lógico que se pase unos días en la cárcel, con todo lo que eso supone, a nivel social, psicológico o económico. De chapeau, Silvia. Seguro que te parecería monstruoso que eso se le hiciera a un supueso terrorista, pero ante un supuesto maltratador no hay supuesto que valga. Esta doctrina preventiva (casi al estilo Bush, pero cambiando terrorismo por maltrato) es indigna de considerarse democrática.

Sobre la cuestión de que todo maltrato, según tú, indica por sí mismo que el machismo está de fondo, ¿consideras que toda pelea (no física) entre un hombre y una mujer tiene que ver con el machismo? Además, ¿no puede tener alguien una mala opinión sobre algunos aspectos que suelen caracterizar a una gran parte de las mujeres sin que se le ponga en el mismo saco que a los que asesinan a sus parejas? ¿No ves una cierta diferencia entre lo que es una opinión y lo que es un acto criminal? Porque si te parece lo mismo me preocupa.

Pero eso es lógico con lo que dice la actual ley sobre el maltrato, porque el género masculino ahí se encuentra directamente puesto en la picota, en la totalidad de sus miembros. Para esta ley, todo hombre es un asesino en potencia, y ese tipo de juicios van contra todo planteamiento democrático y contra la misma Constitución, que dice, lo recuerdo, que no se puede discriminar a nadie por su sexo.

Ahh, y la biología, dices, no tiene nada que terciar sobre esto..., me parece perfecto que descartemos lo que dice la ciencia, que, como todos sabemos, es un poder maléfico al servicio de la Falocracia. Mejor la Ideología, que nos da respuestas a todo y nos hace más felices".

32 comentarios:

J. M. Beroy dijo...

Un argumento más:

http://www.ideal.es/granada/prensa/20061123/vivir/polemica-genero_20061123.html

Un saludo

CRIS dijo...

Estimado Horrach

Como ya sabes por su evidencia, ésta señora o señorita miente.

Y lo hace por que obvia el maltrato de las mujeres a los hombres. Obvia, por que no le conviene la cifra de hombres asesinados a manos de las parejas o ex parejas (mujeres) anualmente, que por mucho que el observatorio feminista se empeñe junto al ejecutivo hay quien se dedica a recabar información y plasmarla y publicarla para que quien de verdad se preocupa por la violencia y no por el negocio del género pueda iluminarse.

Miente por que obvia que la maldad no tiene género. Y miente sobretodo por que dice explícitamente que no hay mujeres condenadas por falsa denuncia. Y éste si amigo, no es una mentira por omisión sino directa. Miente por que las hay. Basta tirar de hemeroteca para abrir los ojos. Pero ello no conviene.

Conclusión: Es mejor seguir matando mujeres por omisión de auxilio como hace el estado al ayudar a las que no lo necesitan mientras las verdaderas victimas siguen desprotegidas. Y además es rentable matar hombres, no publicar datos y seguir generando odio entre sexos para dividir y vencer.

Ya lo decian los romanos: Pan y Circo. Y en ello estamos. El espectaculo nauseabundo de las radicales de género por los medios, mezcaldo con la sangre de las victimas y el dinero de sus multimillonarias subvenciones mientras las reales victimas: mujeres, hombres y NIÑOS! siguen muriendo a manos de la violencia de las personas. Del género que sean.

Podría dar mucho "mítin" al respecto, pero huelga decir que de poco vale. Poderoso caballero es don dinero. Y además la carencia de consciencia de quienes defienden lo indefendible les impide la reflaxión, así que no sigo con un discurso que quien lo haya entendido ya lo ha hecho y que a los/las demás les de igual por que no es rentable ni politicamente correcto

Pero la pregunta es: ¿el suyo, es socialmente correcto?

Amigo Horrach, solo pido a la historia que se repita en España los juicios de Nüremberg, pero en ésta ocasión contra quienes persiguen por razón de sexo y no de raza. Utopía? Si... pero permítanme ser feliz ....

Anónimo dijo...

A este tipo de violencia la podríamos denominar "interparental" (o "interdividual", aunque esta última engloba a otros fenómenos más generales); lo digo para huir de esta terminología sexista y tan ideológicamente sesgada que utilizan hoy día los medios.

Jaimito

El Pez Martillo dijo...

¿La violencia es cultural? Ahora resultará que la testosterona la secretan las costumbres.

Si el poder ha de tratarnos a todos por igual, ¿porqué no tratarnos, simplemente, como ciudadan@s y olvidarse de ponernos la etiqueta de si somos hombres o mujeres?

¿Y porqué no hablar de maltratador@s (domésticos, si se quiere, aunque dudo de que alguien capaz de hacer esas cosas en casa no lo haga fuera de uno u otro modo) a secas y dejarnos de monsergas ideologizadas?

Saludos.

Napoleón Lasagabaster dijo...

Qué personas tan poco comprometidas. ¡A la guillotina ipso facto!

Horrach dijo...

Buenas tardes/noches a todos.

Cris, me alegro de verla de nuevo por el subsuelo (si algo abunda en este subsuelo son las Cristinas, jajajaj, que deben haber dejado algún comentario tres o cuatro).

Es cierto que el naltrato es, en una clara mayoría de casos, de hombres hacia mujeres, pero también hay casos en la otra dirección, sobre todo si ampliamos el concepto de maltrato de lo físico a lo psicológico. El maltrato, o coacción, psicológico yo lo veo todos los días en las dos direcciones, por tanto no hay lugar a criminalizar sólo a un género.

De todo este asunto lo que más me molesta es que se esencialice, es decir, que se pase de una cosa concreta, justa y necesaria, como es evitar los casos de maltrato, a una demonización de todo el sexo masculino, como si éste llevara en sus genes la esencia del Mal o algo así. Aunque yo muchas veces mezcle las cosas con la teoría ctónica, no se puede decir que los hombres son esto y las mujeres son aquello (en la teoría ctónica se debería hablar, más bien, de lo masculino y de lo femenino), sino que este esquema binario es mucho más múltiple, más rico. Reducirlo al esquema que personas como Cano lo reducen no es justo ni defendible.

saludos a todos

Horrach dijo...

Bueno, alguna cosa más.

La frase de Cano que a un servidor ha escandalizado, "es preferible un hombre una noche en la cárcel, que una mujer muerta", me recuerda poderosamente a una célebre atribuida por los Evangelios a Caifás. Éste decía, en el juicio que el Sanedrín le está realizando a Jesús, el sacerdote Caifás dice: "Es preferible que muera un hombre solo y se salve el pueblo" (Jn 18, 13-14). Es decir, una máxima expiatoria, que elude la justicia, cuando precisamente se pretende realizarla. Todo esto parece derivar de una idea: que no hay algunos hombres maltratadores y otros que no lo son, sino que todo el género masculino está en la picota, de lo que se derivan actitudes tan poco comprensivas con los casos de denuncias falsas.

Otra cosa: el tema de la violencia a nivel biológico y cultural. Le pese a quien le pese, la violencia tiene una base biológica, aunque está claro que la cultura puede reforzar y canalizar esa violencia instintiva, como también reprimirla y conducirla a otros ámbitos menos lesivos. Pero eso no quiere decir que la violencia no tenga un componente biológico (la testosterona, como bien dice el amigo Pez, no es, en sí mismo, un elemento cultural).

Horrach dijo...

Contestación de SILVIA CANO en su blog:

"Hola Horrach, en absoluto me importa que traslades este debate a tu blog.

El debate está interesante, y en parte reflejas muy bien ese sentimiento de muchos hombres, que se ven agredidos o cuestionados con la puesta en marcha de esta ley que cumplirá 4 años de vigencia.

El estado de derecho, que muy bien defiendes,como buen liberal que eres, y que yo comparto con tigo como socialista, ha de proteger por igual a todas las personas. Es sencillamente demagógico que me compares una orden de alejamiento, o una detención, con el plan preventivo de Bush. Por una parte, tal estrategia preventiva, estaba fuera del derecho internacional, incluso Guantánamo, por seguir el paralelismo que me planteas entre ambas situaciones. Creo que es muy peligroso confundir, y a la ciencia me remito, reglas con excepciones, porque desvirtúa y puede tener consecuencias perniciosas.

es injusto que cualquier persona sea acusada en falso. Que pague por ello, todavía más. También es injusto que durante miles de años las mujeres hayamos estado reprimidas, maltratadas e incluso encarceladas (la despenalización del adulterio femenino en España se realiza hace un soplo). Por supuesto que no es lo mismo una pelea de pareja, que la violencia de género, ni todo hombre es maltratador, ni presuntamente culpable.

sobre tu selectividad con "algunos aspectos de las mujeres", te rogaría que lo hicieras extensivo a muchos "hombres". Aunque, creo, que lo que te molesta, no es la estupidez humana, independientemente de si es masculina o femenina, sino que supongo que debes tener algunos prejuicios esencialistas típicos de muchos de los filósofos misóginos de nuestra cultura occidental.

de todos modos, adscribirlo al sexo, y no al género, es un grave problema de comprensión.

Respecto al complot de la ciencia que me atribuyes, én primer lugar, precisar, que no niego ni la fisiología, ni las patologías, ni las influencias hormonales, sería una necia si lo hicera. Ni tan sólo lo planteaba. la asociación que tú planteabas, me parece que llevada al extremo puede inducir a justificar la violencia del hombre contra otras personas, y en concreto contra las mujeres. Mi apreciación, iba en la línea de que si la agresividad es inherente a los seres humanos, en mayor o menor medida, la violencia es aprendida, es cultural, es educativa, por tanto puede ser potenciada o inhibida en función de los valores sociales, personales, etc.

No hagamos demagogia de problemas serios, y no nos quedemos con las anécdotas. te vuelvo a repetir que me parece reprobable que haya mujeres que denuncien en falso, de la misma manera que me parece reprobable cualquiera otra conducta que pretenda manipular o llevar contra las cuerdas a la propia ley.

Respecto a los beneficios de la ideología, preguntáselo a Rosa Díez, se la ve muy triste.

De nuevo saludos, y disculpa por mi retraso en contestar. He tenido congreso de JSc este fin de semana, y he tenido aparcado el blog".

Horrach dijo...

Bueno, lo primero, mejor no hagas juicios de intenciones, que te puedes equivocar. De hecho, te equivocas, porque no me considero liberal, al menos si se entiende por ello 'neoliberalismo'. Si soy algo políticamente es socialdemócrata, más que liberal. Pero, claro, pertenezco a un partido, UPyD, al que mucha gente del PSOE califica de 'fachas' y cosas peores. En este sentido, mejor que nos llamen 'liberales' antes que 'fachas', te lo agradezco. (eso sí, aprovechas, como buena 'miembra' del PSOE, para meterte con Rosa Díez. ¿Qué os pasa con esta mujer? ¿Tanto os duele que haya decidido abandonar vuestro partido? La odiáis más que a Aznar, Bush y Sharon juntos, ¡que ya es decir!)

Lo de Bush era un ejemplo exagerado, pero iba a la clave del asunto: no se puede utilizar un argumento distinto en casos iguales (al menos a nivel formal), es decir, que si en terrorismo nos parece mal que se elimine la presunción de inocencia igualmente nos debe parecer igual de mal que eso se haga con el tema del maltrato. O una cosa o la otra, pero lo que no se puede hacer es cambiar de criterio según nos convenga. Yo, en este caso, considero que hay que conservar la presunción de inocencia en ambos casos.

Cuando dices que "es injusto que durante miles de años las mujeres hayamos estado reprimidas, maltratadas e incluso encarceladas" (cosa que es cierto, claro está), parece como si le estuvieras dando la culpa de ello a los hombres actuales, cuando eso no tiene ni pies ni cabeza. Este esquema que utilizas implicaría que a los hombres, a los de hoy en día, hay que castigarlos por lo que han hecho sus antepasados, y eso no tiene una base en democracia, es delirante y monstruoso. Es como si entendieras que las culpas se heredan de padres a hijos, cuando en un sistema judicial democrático las responsabilidades son individuales y directas. Yo no consiento que tú y gente que piensa como tú me haga responsable de las injusticias que han cometido hombres del pasado con las mujeres. Las medidas de 'discriminación positiva' sólo tienen sentido si están muy controladas y van a casos concretos, y sobre todo si siguen un estricto marco temporal, porque sino se cometen injusticias enormes.

Sobre lo de la violencia: la cultura, como he dicho, puede ayudar a controlar o reducir la violencia, pero no a eliminarla. La cultura todavía, por sí misma, no tiene esas virtudes mágicas (la educación no lo es todo...).

saludos de un 'filósofo misógino' (me parece que lo de los 'prejuicios esencialistas' no los padezco sólo yo, que tú también tienes alguno. Tu esencialismo será de otro tipo, pero es un esencialismo más puro y más duro que el que pueda padecer yo)

Anónimo dijo...

Esta frase de Caifás "Es preferible que muera un hombre solo y se salve el pueblo" es casi calcada al verso 815 del libro V de la Eneida "unum pro multis dabitur caput" que dice Neptuno refiriéndose a la muerte, sin duda sacrficial, de Palinuro. Este aspecto sacrficial de la Eneida lo encontré muy bien analizado en un pequeño estudio de Cesáreo Bandera sobre el auto sacramental de Calderón.

Jaimito

Horrach dijo...

Beroy, muchas gracias por el link, que es muy interesante:

http://www.ideal.es/granada/prensa/20061123/vivir/polemica-genero_20061123.html

Como se dice en este artículo, la actual ley sobre violencia doméstica lo que hace, mayormente, es ir contra los hombres por el hecho de serlo, como si la propia ley fuera parte de la venganza por siglos de machismo legalizado. Al final esta ley no sirve para los casos de verdaderas maltratadas (porque no denuncian, o retiran la denuncia, o pasa lo que a la mujer de ayer de la que han dado noticia los medios), sino que da armas a las que llevan a cabo denuncias falsas para salir ganando en los procesos de divorcio (como si la ley del divorcio no las beneficiará ya por sistema).

Con los años se enseñará esta ley como ejemplo de atentado contra las libertades individuales, al tiempo.

Anónimo dijo...

"El estado de derecho, que muy bien defiendes,como buen liberal que eres, y que yo comparto con tigo como socialista, ha de proteger por igual a todas las personas". El resto de partidos y/o "ideólogos" no son democráticos, parece, ni creen en el estado de derecho. Muy buena la puntualización de la consejera,a la altura de sus colegas.

La violencia es cultural y biológica, pero su aceptación, o el aguante, es más un tema de dependencia económico-moral(como resignación obligada). A mí no me preocupa tanto que una persona sea violenta un día como que se le permita seguir siendolo dos. El arranque de agresividad no se puede prevenir, pero el segundo golpe, sí.

Horrach dijo...

Precisamente hoy aparece en el Diario de Mallorca un caso interesante sobre lo comentado, un hombre maltratado por su mujer (aquí sí que la mayor parte de los casos no se denuncia, por el ridículo social al que se ve conducido el hombre maltratado por su mujer):

http://www.diariodemallorca.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008120200_10_414941__Sucesos-Tengo-miedo-mujer

'Un juez de Palma dicta una orden de alejamiento contra una esposa después de que agrediera a su ex marido en plena calle'

LORENZO MARINA. PALMA. La desigual corpulencia física no ha evitado que Ramon Llabrés se sienta permanentemente amenazado por su todavía esposa. "Yo tengo miedo a mi mujer", admite sin ambages. El calvario se acentuó desde que en agosto decidió poner fin a ocho años de matrimonio. Los insultos fueron subiendo gradualmente de tono hasta tornarse en amenazas y en presuntos malos tratos físicos. El pasado jueves, después de sufrir una agresión en plena calle, el titular del Juzgado de Instrucción número cinco de Palma dictó a su esposa una orden de alejamiento de él.
La historia se reeditó ayer en el Juzgado de Violencia Contra la Mujer número dos de Palma. Apenas cinco días después de que un juez dictara una orden de alejamiento contra su ex esposa, las tornas cambiaron, al menos inicialmente. Sin embargo, el juez volvió ayer a dar la razón a Ramon y denegó la orden de protección que solicitaba la denunciante.
"Yo soy incapaz de poner la mano encima a mi mujer. Nunca lo haría con ninguna. Tengo un hijo al que también le debo un respeto", recalca una y otra vez Llabrés con el rostro lleno de arañazos y con la señal de una mordedura en una de sus manos.
Sobre las 8.45 del pasado jueves, su ex esposa le aguardaba en la puerta de su taller. Al subirse a la furgoneta, la madre de su hijo, presuntamente, se abalanzó sobre él. "Me agredió con todo lo que tuvo a mano. Me arañó, y me mordió", apunta. El informe facultativo emitido en el PAC y la posterior orden de alejamiento emitida por el juez respaldan su versión de los hechos.
A pesar de que la justicia le ha dado momentáneamente la razón, Ramon Llabrés siente desigualdad en el tratamiento. Máxime después de que su esposa, supuestamente, vulnerara la orden de alejamiento unas horas después de ser emitida por el juez. No me avergüenzo de lo que me ha pasado, pero culpo al sistema", señala. "Si hubiera sido al revés, hace tiempo que yo estaría en la cárcel".
Ramon Llabrés mantiene que su relación conyugal nunca fue buena. Aunque el deterioro de la relación tras la decisión de ponerle fin ha sido vertiginoso. "A los tres meses de casados, tiró las plantas por el piso. Otras veces me escupió a la cara o me tiró la comida y se la dio al perro".
El caso de Ramon Llabrés no ha pasado inadvertido a los servicios sociales municipales. Es uno de los dos únicos hombres incluidos en el Servicio de Atención a las Víctimas de Violencia de Género del Ayuntamiento de Palma. De hecho, es el único hombre entre las solicitantes de un teléfono móvil que le permita alertar de la presencia de su ex.
Mientras tanto, Ramon Llabrés aúna sentimientos contradictorios. "Todas las instituciones se han portado muy bien. Hacen lo que pueden con lo que tienen. Todavía las denuncias que me pone mi mujer se tramitan más rápido que las que pongo yo". No obstante, para este hombre denunciante de malos tratos todavía queda una cuenta pendiente: "hablar de violencia entre personas, no de género".

Horrach dijo...

Jaimito, se me olvidaba: un crack el profesor Bandera (al que conocí personalmente en Alemania el verano del 2005), como estudioso y como persona. A mí me gusta particularmente su 'El juego sagrado', en el que lleva hasta los últimos rincones de nuestra cultura la aplicación de la tesis girardiana.

saludos

Xavi dijo...

Bé Toni, aixó es el debat identitari (ja molt avorrit) dels uns (els meus) contra els altres. És un debat sesgat per un "des d'on" es parla. No té res de racional (i menys de filosòfic) perque es purament visceral. I el nivell de demagogia és insultant, ja que no val la pena utilitzar i violentar d'aquesta manera el llenguatge simplement per tenir raó (que en aquest cas mai es té).

Tinc la impressió que aquesta polèmica l'has anada a cercar, encara que potser m'equivoqui.

Ah, per cert, és que encara hem de seguir amb el tema del biològic i del cultural? És que sembla que es pot fer una divisió, en dos grups, on hi ha "coses" que es poden posar al grup de les biològiques i coses al grup de les culturals. Tornam als essencialismes. Tal vegada seria interessant, per tancar la discussió, trobar qualque cosa que sigui biològica i no cultural o a la inversa.

Ahir no vaig poder venir a classe perque estic amb es grip. Vareu quedar d'aquí 15 dies?

Bé idò, una abraçada i salut!

Horrach dijo...

Trobes que aquesta polèmica l'he anada a cercar jo, Xavi? No trobes a una persona que és una representant públic, una servidora pública, se li ha de demanar un mínim de rigor i mesura? Jo soc un simple ciutadà 'de a pie' (afiliat a un partit, sí, però sens e càrrecs ni sueldo), mentre que na Sílvia és una política profesional que reb el seu sou des nostros imposts. I ja que hi som, tú tampoc ets part neutral en això, també ho veus des de una posició, sa de amic de na Sílvia i es seu novio. A part de que defenses sa mateixa perspectiva que ella. A n'aquest tipo de discusió es punt de vista 'neutral' sempre surt només quan contesta una de ses parts (en aquest cas jo), però mai la veig quan només s'ha manifestat s'altre (sa de na Sílvia) en primer lloc. En el fons aquí, trob, s'està de part d'un esencialisme, i sa suposada defensa des no-esencialisme no és més que una excusa. Disculpa si això te molesta, però és lo que me pareix.

El tema biològic-cultural me pareix intersant de tractar-lo, precisament, que no veig sa necessitat de postergar-lo de qualsevol anàlisi. Precisament sobre això he escrit sa darrera disecció a Kiliedro (avui vespre la penjaré). Precisament defens que no es pot fer una separació en dos grups, sino que ses dues bandes están vinculades. Rebutjar es debat, precisament, implica fer-ne dos grups, encara que sigui de forma implícita.

salutacions i fins dia 15 (sí, dilluns 15 serà sa darrera classe, i dia 17 es sopar)

Xavi dijo...

Precisament això es el que volia dir, quan em referia a violentar el llenguatge (la retòrica, en el sentit que Plató li recrimina als sofistes). Però no et vull culpar a tu personalment, mai de sa vida (posiblement na Silvia pugui fer, com a política, una retòrica més aguda).

No crec que sigui un escàndol públic les tesis que proposa na Silvia, encara que no puc estar d'acord amb la práctica politica. De veritat, i no perque sigui amiga meva, em costa de creure que de les seves paraules es pugui extreure que vulgui obviar la presumció de inocència de l'home, ni criminalitzar el génere masculí.

De generalitzacions de génere no ets del tot inocent, no trobes? Una abrumadora majoria de la violència domèstica es d'un ordre determinat, i si es generalitza a partir d'aqui ho trobés un escàndol autoritari i totalitarista. En canvi, no tens cap problema a posar el crit en el cel per una insignificant (en termes quantitatuis) mostra de violència d'ordre invers.

No crec que tots el matissos de la realitat es puguin legislar. En aquest sentit tenim molts de problemes, com és el de la inmigració. Però no crec que la finalitat del pensament de gènere i de les lleis polítiques (amb totes les reserves que tenc) que d'ell es puguin haver derivat sigui la perssecució de l'home (el mateix passa amb el català).

I no et pensis que puc estar d'acord amb tot el que afirma na Silvia, però m'ha semblat que has fet un "us" de les seves paraules (portant-les a la parròquia horrachiana) que no m'ha semblat correcte. Es més, si no es fés aquest ús, estic profundament convençut de que estariem, tots tres, d'acord.

Bé, el millor que podem fer son unes birres a n'es bar des Ramon Llull (amb tota la bellessa de gènere que hi podem trobar) i discutir-ho.

Una abraçada.

Ah,com sempre el sopar és entre setmana, així que hauré de demanar lliure per anar de copes, no? On es fa se sap? Ja xerram.

Horrach dijo...

'Exageracions de gènere'... no me fotis, que no és el mateix. En el tema de la mujer ctónica jo tendeixo a ser unilateral, però en gran part això se deu a una estratègia meva per provocar debat i per intentar combatre unes posicions que cada dia estàn més presents al nostre món, ses del feminisme esencialista (amb el feminisme no esencialista no tenc cap problema, al contrari). Es meu esencialisme anti-ctònic no és natural, sino que està determinat per qüestions contingents. Però lo principal i decisiu és que això, sigui contingent o no, se queda en un pla especulatiu (vaja, que no surt d'aquest blog ni des bar des Ramón Llull), perque jo no vaig més enllà i no defenso que ses lleis discriminin a ses dones en cap circumstància (sa meva crítica de que no fan metafísica és sa constatació de que elles no volen, perque ningú lis nega s'entrada), però en canvi na Sílvia sí defensa això contra els homes; ella defensa sa llei actual que retira sa presumció d'inocència en els homes quan aquests son acusats de violència domèstica encara que no hi hagui proves (fixa't, amb sa notícia anterior que he penjat, com canvia es tractament legal quan és una dona s'agresora). Tú dius que lo que defensa ella no és per tant, i que jo exagero (dius, en realitat, que lo que jo dic és més greu, quan lo meu no surt de lo especulatiu, repeteixo, i lo seu entra de ple en lo polític... i a més ella és una servidora pública i política profesional, i jo un vulgar filosofero de salón, així que al càrrec hi ha d'haver una certa exigència de mesura), quan diu clarament i amb tota textualitat que és millor que un home inocent passi una nit a sa presó per si d'acàs. Això, t'agradi o no t'agradi, és una ANIMALADA LEGAL, i jo, a pesar de sa meva retòrica anti-ctònica, mai he defensat una cosa així en contra de ses dones. Si no entens això tant simple, si no veus que ella defensa mesures legals antidemocràtiques, i jo no, no t'entenc realment, Xavi. T'hauries de llegir sa llei sobre violència domèstica, perque posa els pels de punta.

També diu una altra animalada, i és que els homes actuals, més o manco, hem de pagar pel que han fet els nostres avantpassats. No sé lo que pensaràs tú, però jo no estic disposat a enviar-me aquesta animalada i acceptar culpes que no són meves, faltaria més. A més, que plantejar una cosa així jurídicament és una altra salvatjada, perque implicaria que ses culpes i responsabilitats s'hereden de pares a fills.

Sobre s'exemple que poses del català, ja saps lo que pens, i en això coincideixo amb sa meva postura sobre el tema dels gèneres: ses medides de discriminació positiva creen moltres situacions d'injustícia, i això me pareix molt discutible. Es crea injustícia, però, sa justifica amb la ideologia per dulcificar-la.

saludos

PD: el sopar és dimecres 17, al lloc de sempre, que ningú s'anima a proposar cap altre lloc, i així s'ha d'encarregar de tot, per variar, el Secretario.

Horrach dijo...

Otra tontería más sobre el tema del maltrato, que ya es un terreno común: vincularlo al franquismo:

'La ministra Cabrera vincula la violencia machista en España con el franquismo'

La ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, ha afirmado que la violencia contra las mujeres que actualmente se registra en España "guarda una estrecha relación con la herencia de un pasado en el que no éramos ciudadanas de pleno derecho", en referencia a la época franquista.
Durante la inauguración de las jornadas "Las mujeres bajo la dictadura franquista", que se celebran hoy y mañana en Madrid organizadas por la Fundación Pablo Iglesias, la ministra afirmó, como historiadora de profesión, que "una reflexión histórica de esta cuestión, sobre ese pasado en el que los hombres de nuestras familias, nuestros padres o nuestros esposos decidían por nosotras, seguramente nos permita también decir cosas sobre un problema de hoy como es el de la violencia contra las mujeres".
Por ello, Cabrera pidió que las reflexiones que salgan de estas jornadas contribuyan a resaltar "la conciencia sobre la necesidad de mantener las instituciones democráticas día a día", y que también sirvan para saber "de qué manera un pasado no democrático pesa" sobre un problema tan dramático como la violencia de género.
Además, la ministra, que también es miembro de la Fundación Pablo Iglesias, aseguró que los historiadores del franquismo tienen sobre sus hombros "una gran responsabilidad", porque "hay que explicarle a la sociedad qué pasó durante los años más oscuros de nuestro pasado".
Apeló a su cargo de ministra de Educación para instar a estos historiadores a contar a los estudiantes lo que pasó durante la dictadura de Franco. "Tenemos que hacerlo en las escuelas, en los institutos y en las universidades", afirmó.

http://www.abc.es/20081202/nacional-nacional/ministra-cabrera-vincula-violencia-200812022029.html

Esto que dice la ministra es una tontería, porque otros países con mayor tradición democrática que España tienen índices más altos que los nuestros de violencia doméstica. Si todo se debe, según la ministra & co., a la educación recibida durante un pasado dictatorial, ¿cómo se explica la situación de estos países a los que me refiero?

Horrach dijo...

Otra noticia interesante, como la de hoy del Diario de Mallorca, que apareció ayer mismo en El Mundo:

DOS AMIGOS DE SU EX LE DIERON UNA PALIZA
Crónica de un hombre maltratado que juró que jamás pegaría a una mujer

* "Un día mi hija me dijo: ‘no quiero volver con mamá’. Su casa era Sodoma y Gomorra"
* "Nunca pegaría a una mujer, sé que un golpe le haría mucho daño"

JUAN RIERA ROCA

PALMA.- «Ni se te ocurra tocarla, ni se te ocurra tocarla». Estas palabras llenaban la mente de M. mientras su esposa R. lo llenaba de golpes. M. corpulento, fuerte, sobrio, pudo aguantar la lluvia de puñetazos de R., que volvía borracha y despechada de una noche loca.

Septiembre de 2005. Llevaban tres años casados y 15 juntos. Tres hijos. Fue el principio del fin. El 7 de febrero de 2007 M. volvió a recibir. Cuando iba a buscar a sus hijos al colegio dos sicarios amigos de R. le dieron una paliza en la calle. «¿Que cómo puede una mujer maltratar a un hombre? Pues porque hay hombres que jamás pegarían a una mujer. O porque ella trae sicarios para que lo hagan, o es el nuevo novio el que le da una paliza al ex. Pero claro que sucede».

La historia de M. es dura y larga. De hecho, aún no ha acabado del todo. M. no tiene miedo a dar la cara, pero EL MUNDO de Baleares prefiere que no lo haga. Sería fácil con fechas y lugares que alguien reconociera a sus hijos. Ellos también son víctimas.

¿Que cómo puede una mujer maltratar a un hombre? El 28 de septiembre de 2005 la pareja ya no pasaba tanto tiempo junta, se distanciaron. Aquella noche habían ido a un concierto, luego fueron a una discoteca. «Ella bebió y se puso a coquetear con otro. Yo opté por largarme».

Quizás R. lo que quería es que su marido peleara por ella. Cuando volvió a casa, tres horas después, sus gritos despertaron a M.: «Hijo de la gran puta, me decía. Se me subió encima [él estaba en la cama] y se lió a puñetazos conmigo. Yo lo único que hice fue sujetarla».

Fue la primera bronca importante, tras la cual intentaron rehacer la convivencia. Fueron a un consejero, pero la cosa no iba bien. En diciembre decidieron separarse en un proceso de mutuo acuerdo. «Resulta que ella llevaba meses hablando con un abogado matrimonialista. Y yo ni lo sabía».

«Le ofrecí, sin necesidad de hacerlo, darle el 50% de todo, pero su abogado la convenció para que pidiera más, el 75%». Ella se quedó con la casa y con los niños. «Sólo le pedí que controlara los gastos que yo le pagaría. Pero se fue de viaje y gastó dos millones de pesetas y mucho dinero con el móvil».

M. optó por retirarle la financiación del móvil, de la visa y el coche. En realidad no tenía obligación de pagar todo eso. Era sólo buena voluntad inicial. «Al día siguiente me denunció por malos tratos, por la bronca de aquella noche de septiembre. Pero en el juicio rectificó, se desdijo».

A todo esto M. había sido detenido y fichado. «No pasé por prisión porque era evidente que todo aquello era falso. En el juicio R. admitió que me denunció porque estaba enfadada, que el abogado le sugirió que lo exagerara todo. El fiscal pidió que se la acusara de falso testimonio, pero el juez no lo hizo».

Pero como pasa en tantas parejas que se caen a trozos, a pesar de todo, volvieron a vivir juntos. «Ella ha sido la mujer de mi vida. Pasé mucho tiempo enamorado, con esperanzas de recuperarla», dice M. ¿Que cómo puede una mujer maltratar a un hombre?

Un día él descubre una factura de un fin de semana en un hotel. Huele a cuernos. Discuten. Ella se lanza sobre él y le golpea sin piedad. «Ni se te ocurra tocarla, ni se te ocurra tocarla», piensa mientras recibe. Un parte médico evidencia las lesiones en el cuello y en los brazos. M. resistió. No se defendió.

Era el 10 de mayo de 2006. La paliza aún está pendiente de juicio. El fiscal pide un año de cárcel para R. A todo esto habían acordado que él le daría a ella 150.000 euros y que cada uno se iría por su lado. R. se quedaba con los niños y con una pensión pare ellos de 1.700 euros.

M. comienza a rehacer su vida. Inicia una nueva relación. Puede ver a sus hijos los fines de semana. Un día su hija de 11 años suelta la bomba: «¡No quiero vivir con mamá!, me dijo. Y se me pusieron los pelos de punta cuando me describió que aquella casa era como Sodoma y Gomorra».

Y añade: «Tíos diferentes, salía por la noches, llegaba borracha, la canguro tuvo que llevarse una vez a los niños a su casa porque en la de mis hijos no había gas. Me fui a la Oficina de Defensa de los Derechos de los Menores. Me aconsejaron que los sacara de allí».

Aprovechó que aún no había una sentencia que le otorgara a su ex la custodia. R. se enfadó mucho y le dijo: «Que te den... en una semana me los has devuelto —relata M.—. Pero pasó el tiempo y estábamos bien. Lo que ella no se esperaba es que dejara de pasarle la pensión de 1.700 euros».

A partir del momento en que M. retiró la pensión le cae una lluvia de denuncias. Hay juicio y el juez le concede la custodia a él. La ex pasa a ser quien debe pagar una pensión alimenticia para sus hijos: 350 euros por los tres, que nunca llegó a pagar. Pero a M. ya le da igual.

Más problemas. La madre tiene derecho a ver a sus hijos cada semana, pero ellos no quieren verla. Ante la angustia que sienten los pequeños M. opta por no llevárselos. R. no pierde oportunidad: «Íbamos a tres denuncias por semana, pero el juez no me quitó la custodia».
El quinto abogado

En febrero de 2007 «ella veía que las cosas no le salían como esperaba. Y ya iba por el quinto abogado. El 7 de febrero llego al colegio de los niños y veo que está fuera el coche del novio de ella. Me cruzo con R. y nos insultamos. Entonces salen del coche el novio y otro tipo, un portero de discoteca».

La historia la continúa narrando un vecino del lugar que lo vio todo y lo denunció ante la Policía Local: «He visto a una mujer rubia que llevaba un niño en brazos que se situaba tras un coche rojo que estaba cruzado en medio de la vía», refleja el escrito de comparecencia.

«Un hombre [era M.] ha golpeado una de las ventanas del coche: En ese momento he visto como dos hombres lo han aplastado contra el coche empezando a darle puñetazos y patadas por todo el cuerpo. Ha caído al suelo y allí han seguido ensañándose con él a patadas».

El testigo, temiendo por la vida del agredido, se puso entonces a pedir ayuda a gritos. Los agresores cesaron de golpear a M., lo dejaron en el suelo y se fueron con la mujer. El testigo relató que «todo el tiempo el pequeño lloraba y estaba histérico y la mujer rubia gritaba ‘basta’, sin que los jóvenes le hicieran caso».

¿Que cómo puede una mujer maltratar a un hombre? M. es un tipo grande y fuerte. Jamás pegaría a una mujer. «Con solo un golpe le hubiera hecho mucho daño. Yo nunca pegaría a una mujer», asegura. Y ha tenido oportunidades para incumplir su forma de pensar. Ahora espera no tener que volver a pasar por esa prueba.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/12/01/baleares/1228128765.html

Anónimo dijo...

Vaya, vaya, parece que te encanta perderte en la semántica. ¿Pero tanto te importa que se califique de "violencia machista" o "violencia de género", o ¿qué pasa que te sientes amenazado?.
Me sorprendes tanto cuando tocas el tema de las mujeres. Porque tus apreciaciones sobre música y filosofía son buenas, incluso útiles, pero cuando te metes en este campo de violencia y mujeres, pareces cualquier paleto de pueblo. Me da un poco de pena por tí, tus apreciaciones son rancias y bastante ridículas, y leer los comentarios es como escuchar una jota de picadillo.
En fin, déjalo ya, un saludo.

Horrach dijo...

Hola Anónimo, no sé si nos conocemos. Espero que no.

Eso es lo que me hace más gracia del feminismo esencialista: que ante cualquier crítica a sus puntos de vista, siempre sale el insulto y la descalificación, que si machista, que si facha, que si paleto, en fin. Luego se presume de tolerancia y respeto a las opiniones ajenas, pero eso no es cierto ni por asomo, un simple recurso para imponerse en cualquier discusión. Para pena la que me produce gente como usted, que por lo visto está encantada de conocerse y de dar lecciones gratis al personal. Y además sin identificarse, que otros al menos damos la cara.

Por supuesto, dejaré de escribir sobre estos temas cuando me apetezca a mí, no a usted, querido/a tontaina.

Silvia Cano Juan dijo...

Hola Horrach, en primer lugar, comentarte y disculparme por si me he precipitado en mis conclusiones, cuando te he dicho liberal, era en sentido político, y no como sinónimo de neoconservador, ni facha, ni nada por el estilo.

me parecen muy interesantes y bien argumentado lo que me comentas, no comparto el que me califiques como esencialista, para mi el feminismo, es un planteamiento político de lucha por la igualdad, no contra nadie, ni mucho menos contra los hombres. Igualdad de derechos y obligaciones, ante la ley, teniendo en cuenta, las situaciones y los puntos de partida.

Lo dicho, un placer compartir contigo estas reflexiones, que espero las podamos continuar en alguna de nuestras cenas filosoferas con una birra en la mano.

Un saludo y recuerdos a los compañeros!

Horrach dijo...

Buenas noches, Silvia, bienvenida al subsuelo.

Conste que el feminismo como planteamiento político que trata precisamente de resolver injusticias me parece respetable y defendible. Lo que no secundo, como h quedado claro en esta entrada, es que se vaya más allá de determinados límites. Esa pretensión de ir más allá, caiga quien caiga, es la que me lleva a pensar que detrás de todo, se haga explícito o no, hay muchas veces un punto de vista esencialista.

saludos y hasta la próxima cena

CRIS dijo...

Horrach,

Solo quiero apuntar que al hombre maltratado del Diario de Mallorca, "curiosamente" ¿?¿? en el juzgado s ele trató como al agresor pues fue a su mujer a la que pusieron en la "urna" d elos protegidos... curiosa discriminación ¿?¿?

Por otra parte, la custodia de los hijos se la dan a la maltratadora ¿?¿? Curiosa discriminación de nuevo

¿Alguien ha hablado de Igual-da?

Besos

Cristina

Horrach dijo...

Es tremendo lo que cuentas, Cristina. Lo decisivo aquí es que este caso no debe sus elementos estrambóticos a algo concreto y curcunstancial, sino que es el sistema mismo el que lo propicia. Como en otros casos, sólo se va a articular un punto de vista de protesta contra esta ley cuando los casos de injusticia que genera sean muy numerosos. Como siempre, se hace menos caso a la cualidad que a la cantidad.

abrazos

Horrach dijo...

Otro caso más que la ley no contempla: hombre que maltrata a hombre (como tampoco contempla el de la pareja lesbiana en la que mujer maltrata a mujer):

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/11/20/espana/1227176121.html?a=4f3608e1df69c3bd94f2b8dd48579a51&t=1228915733

El esquema es simple: sólo se criminaliza el modelo 'hombre agresor-mujer víctima'.

Laendler dijo...

Disculpen, antes que nada el tono de este comentario. Jacques Lacan, hizo referencia al estadio del espejo. Generalmente, el estadio del espejo es primordialmente llevado con la madre. Constituyendo se así un "yo". Este "yo", es machista. La sociedad es machista, no es un síntoma propio de los varones del tiempo. En España se ha desviado el punto de la discusión culpando a los hombres machistas, ¿acaso son culpables de reproducir los únicos mecanismos de defensa que conoces y que sobretodo han aprendido de una mujer? Si, lo son, de cierta manera. Lo que no me explico es como desean cambiar una construcción social con un mecanismo represor del estado orientado hacia una parcialidad legislativa.

¿Es acaso necesario que toda una sociedad llegue a un estadio moral semejante al ultimo mencionado por Piaget?

Horrach dijo...

Hola Laendler, bienvenido al subsuelo. Se me había pasado su interesante coment.

Por cierto, me es familiar esa imagen de '2001' que utiliza en el nick. La utilicé para una entrada sobre el 'inicio', de octubre del año pasado:

http://horrach.blogspot.com/2007/10/sobre-el-inicio.html

saludos

Horrach dijo...

Noticia interesantesantísima y reveladora hoy en el DM:

http://www.diariodemallorca.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009020500_10_433089__Sucesos-mujer-tiene-licencia-para-pegarme

REPORTAJE. Ramón llabrés. Víctima de violencia familiar
´Mi mujer tiene licencia para pegarme´

Un hombre maltratado dice que los juzgados han traspapelado las denuncias contra su mujer

J.F. MESTRE. PALMA. A Ramón Llabrés le cuesta hasta hablar. No se siente orgulloso de ser el primer hombre al que le han reconocido en Palma la condición de maltratado por su esposa, pero tampoco se esconde. "Tengo miedo a mi mujer". Este vecino de Palma de 39 años de edad está realizando una peregrinación por los juzgados de Palma buscando ayuda. Quiere que la justicia le proteja ante su agresora. "Si hubiera sido yo quien la hubiera golpeado a mi mujer ahora mismo estaría en prisión, pero como ha sido ella quien me ha golpeado a mí, no pasa nada, la justicia la ampara".
Esta desagradable situación familiar se inició el día que decidió marcharse de casa. Su mujer no le ha perdonado que la abandonara. Hasta siete denuncias ha presentado contra la esposa. De momento, lo único que ha logrado es que un juez dictara una orden de alejamiento contra su esposa. La orden le impide acercarse a Ramón a menos de seis metros. "Se sitúa a seis metros y se carcajea en mis narices". El hombre está recibiendo ayuda psicológica de la oficina de violencia de género del Ajuntament de Palma y de la oficina de víctimas del delito. Ambas instituciones le reconocen como maltratado "pero la ley no me reconoce esta condición por ser hombre".
Las denuncias que ha presentado han ido acompañadas por un serial de grabaciones en las que se aprecia que su mujer le está amenazando y le anuncia que está dispuesta a destrozarle la cabeza. Pero Ramón todavía no ha conseguido que su mujer responda ante el juez por estas denuncias. "Mi caso va de un juzgado a otro sin que nadie haga nada. Voy de oficina en oficina y en todas me dicen que la denuncia no les ha llegado. Parece que se ha traspapelado". Ramón está seguro que si fuera al revés, es decir, que su mujer le hubiera denunciado a él por malos tratos "yo ya habría sido juzgado y condenado, pero al revés no pasa nada". Ramón no se queja del trato que le dispensan los funcionarios del juzgado, ni del interés que muestran, pero se siente abandonado por la justicia. "A mi mujer ni la han llamado todavía para que responda por lo que me hizo. Parece que mi agresora tiene licencia para golpearme porque nadie hace nada para protegerme".
Este hombre está bajo tratamiento psicológico y la Asociación de Padres de Familia Separados (APFS) le ha mostrado todo su apoyo. Esta asociación denuncia que los jueces no consideren motivos suficientes para celebrar un juicio contra esta mujer los partes médicos de lesiones y las denuncias que ha presentado Ramón. "La ley no me considera víctima de violencia de género, pero estoy recibiendo asistencia de las instituciones que ayudan a las víctimas de esta lacra. Es un contrasentido".
Ahora mismo la mayor preocupación de Ramón es su hijo y está dispuesto a pedir su custodia. "No puedo permitir que mi hijo viva con una maltradora. Si fuera al revés, que fuera yo el agresor, no me dejarían ni ver al niño...".
Ya han pasado varios meses desde que decidió abandonar a su mujer y ahora ve las cosas de otro modo. "Ella consiguió que me alejara de mi familia. Siempre tenía dolor de cabeza y ahora ya no. Estoy mucho mejor, aunque mi vida está llena de problemas". Ramón siempre encima un teléfono que entregan a las mujeres maltratadas. "Estoy atemorizado porque es capaz de montarme un espectáculo en cualquier momento. Con el teléfono me siento más seguro".

Horrach dijo...

Impresionante lo que cuenta Arcadi en su blog:

http://blogs.elmundo.es/elmundo/2009/04/16/elmundopordentro/1239871863.html

Un lector que debe callar su nombre empezó a buscar en Google, en la sección «noticias», la palabra «detenida».

Y dice:

«Tal tipo de búsqueda, desde luego, no ofreció resultados exhaustivos, y, además, sólo la repetí de forma esporádica en el lapso de algunos meses. Pero, dentro de sus limitaciones, la pequeña colección de noticias así reunida permite confirmar que en las parejas lesbianas también se cometen asesinatos, como demuestra esta noticia del 10 de abril de 2007. Y, desde luego, los malos tratos e incluso la violación también existen entre las lesbianas, como se puede ver con toda evidencia en esta del 5 de febrero del 2006:

Otra cosa que permite comprobar esta colección de noticias es la poca confianza que merecen los datos ofrecidos por el «Observatorio para la Violencia de Género» del Consejo General del Poder Judicial. Bien es verdad que la comprobación a que me voy a referir se remonta a 2005, pero mucho me temo que las cosas no han cambiado mucho respecto a la fiabilidad de quienes oficialmente son presentados como especialistas en estas cuestiones.

A mediados del mes de octubre de 2005, el Fiscal general del Estado criticó las cuestiones de constitucionalidad planteadas por varios jueces contra la vigente "Ley de Violencia de Género", y a estas críticas se unió el PSOE, por boca de su Secretaria Federal de Igualdad, Maribel Montaño.

En aquella ocasión, la dirigente socialista afirmó que, en lo que iba de año, habían muerto 50 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, frente a un único hombre asesinado por su compañera sentimental.

Pocos días después, Montserrat Comas, magistrada y presidenta del Observatorio de Violencia Doméstica, proporcionó, entre otros, los siguientes datos:

"A manos de sus parejas o ex parejas murieron 49 mujeres; seis mujeres a manos de sus hijos, seis menores a manos del padre y cuatro de la madre; cuatro hombres fueron asesinados por sus parejas; y una mujer y un hombre por sus hermanos"

Como se puede ver, la dirigente socialista afirmaba que hasta la fecha (mediados de octubre del 2005) había habido un único varón asesinado por su compañera, en tanto que el Observatorio de Violencia Doméstica afirmaba que hasta junio habían sido cuatro.

Sin embargo, una pequeña búsqueda de noticias en Internet demostraba que en el primer semestre del 2005 el número de hombres asesinados por sus parejas femeninas había sido, al menos, de ocho:

2005 01 08 - El ex-alcalde socialista de Formentera queda en coma tras recibir una paliza de su excompañera sentimental (moriría un mes más tarde)

2005 01 12 - El alemán Gerth Müller, asesinado por su ex-amante en Mallorca.

2005 02 11 - Mujer asesina en Toledo a un hombre al que conoció por un anuncio de contactos.

2005 03 01 - Hombre asesinado en Córdoba por su compañera sentimental.

2005 04 20 - Una mujer mata a puñaladas a su compañero sentimental e intenta suicidarse en Bilbao.

2005 04 27 - Una mujer y su hermano asesinan al novio de ésta.

2005 06 09 - Un hombre es asesinado por su compañera sentimental en Torrejón de Ardoz.

2005 06 13 - Una mujer asesina a su marido en Oviedo.

Los detalles relativos a estas noticias están en el siguiente documento. Allí podrá ver, además, cómo el número de niños asesinados por sus madres había sido, en ese semestre, el doble, al menos, de lo que afirmaba el Observatorio de Violencia doméstica.

Podríamos seguir multiplicando los ejemplos de cómo se minimizan o, sin más, se ocultan aquellos casos de asesinatos dentro de la pareja que no se pueden encajar en la interpretación «políticamente correcta». Sólo añadiré un caso concreto más, porque una bitácora recogió todos los datos:

Mi propósito ha sido hacerle llegar a usted estos datos y mi perplejidad por cómo los medios amplifican todas las noticias relacionadas con mujeres asesinadas por sus cónyuges al tiempo que ocultan discretamente aquellas en que las mujeres son las asesinas. Y si en vez de asesinatos hablamos sencillamente de maltrato, entonces podría recordar todas las encuestas oficiales y todos los estudios académicos que revelan cómo la violencia femenina dentro de la pareja es mucho mayor que la que cabría esperar de acuerdo con esos presupuestos del «feminismo de género» convertidos en religión de Estado y materia obligatoria de estudio. Pero esto ya alargaría demasiado la cuestión y, si usted cree que merece la pena, podría ser materia de otra carta.»

Buenos días

Ps/ ¿Cómo es posible que esta maravillosa necrología no se publique donde el muerto. ¡Ésa es la crisis de la prensa!

Horrach dijo...

Albiac, sobre las denuncias falsas:

http://www.abc.es/20090527/opinion-firmas/contra-igualdad-20090527.html

CONTRA LA IGUALDAD

Hemos logrado hacer un mundo inhabitable. Allá cada generación con sus deudas. Ésta lo es de la mía. No fue alzada, como otras lo fueron, por nuestra ignorancia; lo fue por nuestro exceso de sabiduría; petulante. Un mundo inhabitable. No en lo político, que es, al cabo, una excrecencia en nuestras vidas. Lo de verdad amargo, es el alegre modo en el cual destruimos una sociedad culta y rica, y la más emancipada de la historia, para suplirla por un prolijo infierno. Éste de ahora. Éste, en el cual, aniquilado el refugio de lo privado, ese refinamiento mayor de las pocas sociedades libres, decidimos instalarnos sobre un territorio en guerra. A muerte. Llaman a eso «corrección política». Pero su nombre es suicidio.
Tengo un amigo juez. Brillante y joven. Recuerdo sus palabras, no hace mucho: «Fueron los años más amargos de mi vida. Yo era juez de familia. Un día detrás de otro, tenía que dictar sentencias que sabía injustas... Pero acordes con la ley... Un juez aplica la ley que existe, y punto. Pero luego, cada noche, ha de volver a casa. Sabe que la ley está hecha para que ya ninguna mujer, o casi, utilice otra vía de divorcio que no sea la denuncia por malos tratos. Sabemos que son falsos en, al menos, dos tercios de los casos. Pero la ley ha invertido la carga de la prueba. Todo varón -y, en modo eminente, todo esposo- es culpable de violencia, mientras no consiga demostrar lo contrario. El protocolo es mandar, de entrada, al calabozo al denunciado, antes de ningún trámite. Al final, si tiene una infinita suerte, se librará de la cárcel; pero aceptará, desde luego, cualquier expolio que la otra parte imponga. El terror ha suplantado al principio de garantía. Y ser juez de familia es tener que administrar eso: el terror. Cada día. Y, cuanto más bajes en la escala social, más sangriento. Fabricamos vidas rotas, como otros fabrican salpicaderos». Cualquiera que tenga amigos casados -suprema imprudencia en un mundo como éste- sabe hasta qué extremos la ley ha envilecido cualquier afecto conyugal.
Debe hacer como un año. Andábamos por la Facultad con los galimatías del cambio de planes de estudios. En el proyecto figuraba una asignatura de extraño nombre acerca de no sé qué «pensamiento femenino». Sugerí el dislate que era sexuar el pensamiento. Me miraron con aire compasivo, mis colegas. «No te enteras. El anterior proyecto nos lo tumbaron por insuficiente presencia de asignaturas de género». Ese día comprendí que yo ya no pintaba nada en una Facultad así. Que transformen mi cátedra de Filosofia en una de genitalización lingüística. Yo me largo. Hace no mucho, alguien me hizo notar que las autoridades rezongaban porque la comisión para juzgar una cátedra de Metafísica no era sexualmente paritaria. Me acordé de Aristóteles, que inventó la disciplina: «Existe un saber que habla de lo ente en tanto que ente y de cuanto de suyo le concierne...». A partir de ahora, será «ente o enta». Cierta Universidad planea implantar una titulación universitaria «en igualdad». Si es igualdad formal, ya existe: se llama Facultad de Matemática. Si va de igualdad jurídica, Facutad de Derecho. Si se refiere a igualdad material..., se llama ignorancia; que es lo único que iguala a los humanos. ¡Pobre Platón, que daba como suelo firme de la filosofía el principio sobre el cual se construye la lógica del lenguaje: lo igual sólo se dice de lo distinto!
Hasta aquí llegó el mar, señores. Si algún varón sigue siendo lo bastante imbécil como para compartir propiedad, prole y domicilio con un animal hembra de la especie, se merece ampliamente lo que se le viene encima. Este bonito infierno.

Related Posts with Thumbnails