lunes, 26 de septiembre de 2016

SÁLVESE QUIEN PUEDA


 (disección publicada hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

Trump dice que el cambio climático es “una broma” de los chinos, aunque parece tomarse más en serio el creacionismo. Afortunadamente aquí somos mucho más serios: defendemos la igualdad de los españoles y la redistribución de la riqueza… con el blindaje de los Conciertos Económicos de Euskadi y Navarra, y la exigencia de otros calcados para Cataluña, Baleares, Galicia, etc. También preservamos la inclusividad del sistema educativo excluyendo al castellano y las modalidades, junto a la insidiosa meritocracia. Llegaremos lejos.
Si la madurez nos enseña algo es que la realidad suele frustrar nuestros deseos. Como montar una Facultad de Medicina para indígenas que no quieren/pueden viajar, y que luego te la copen al 61’3 % bribones peninsulares, lo que obliga a impartir las clases en ese instrumento luciferino llamado castellano. O que el Día sin Coches genere un récord mundial de atascos, hasta el punto de que algunos le hayan rogado a Radio Carmena, azote de los puteros sin putas, que ni se le ocurra declarar un Día sin Asesinatos. Mejor un Día sin Sexo, ¿no?
Con lo bien que estaríamos todo el día en bici y ‘truequeando’ con los colegas, y nos da por pecar, viciándonos con el coche y en grandes centros comerciales. Yo no he ido al Fan, pero me parece estupendo que existan lugares así. Porque no soy un enemigo del comercio, que diría Escohotado, y también para poder disfrutar del desconcierto beato y virginal de los de Més y Podemos, apóstoles con sexenios de los negocios ben nostros de clientela cautiva.
Pero tranquilos, porque acude al rescate de nuestra alma el ayuntamiento de Calvià, que acaba de cerrar un mes entero un gran aparcamiento de Santa Ponça para ubicar allí nada menos que el Oktoberfest. Sin duda un ciudadano en permanente curda se reconciliará mejor con el credo emancipador de nuestros eminentes líderes.
Y qué decir del serial interno del PSOE, que no llega a Juego de Tronos, porque tiene más de película de Mariano Ozores que otra cosa, pero al menos entretiene y se acerca ya a su clímax: la escisión. Mientras Iceta se consagra al griterío endemoniado, imitando grandes gestas de Snchz (cuando un dirigente psocialista no sabe qué decir, baila o grita), el barón García-Page confiesa que no es “partidario de quemar Ferraz”, señal de que al menos lo ha considerado. Lo apoya su barón vecino, un Fernández Vara que tal vez no se decante por la pira purificadora pero sí resignadamente por la autopsia, pues no deberíamos olvidar que en su juventud fue, ojo al dato, el forense de la masacre de Puerto Hurraco.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails