lunes, 19 de septiembre de 2016

DEVOCIONARIO PSOCIALISTA


 (disección publicada hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

No entiendo a C’s ni a la asociación de profesores PLIS. Tampoco a mi compañero Ramón Aguiló Obrador. Hablo de esos libros de texto de bachillerato que circulan por nuestras escuelas y en los que, además de vapulear la legislatura de Bauzá, se elogia la “nueva etapa de esperanza” del tercer Pacte. ¿Adoctrinamiento, Pericay? Bah, palabras gruesas, yo sólo veo formación en valores.
De verdad, ¿qué queremos enseñar a los chavales? ¿Separación de poderes, bilingüismo, autocrítica y meritocracia? Ni hablar, esas antiguallas lo único que hacen es deprimir y agobiar a nuestros sensibles y confusos alumnos. Para evitarles cualquier neurosis, lo ideal es mostrarles un camino sólido y digno. Las cosas claras.
Y sobre todo modelos exitosos de liderazgo, como Armengol. Que, si bien es cierto que en su vida ha ganado unas elecciones y que tocó fondo en votos en las pasadas autonómicas, tiene el mérito inigualable de transformar lo defectuoso en algo positivo, gobernando con mano lúcida e integridad personal nuestra comunidad. ¿No decía ZP a su esposa que a España la puede gobernar cualquiera? A Baleares sin duda, y en esto nuestra Francina lo que obra es un cariñosísimo homenaje al hombre común, al pueblo como realmente es y no como nos gustaría que fuera.
¿Que el PP también cotiza muy al alza en dignidad y escrupulosidad política? Sin duda. Pero el músculo del PSOE tiene más pedigrí todavía, guarda comodines que le permiten ir más lejos cuando procede. Por eso creo que su presencia en los libros de texto es demasiado reducida, tienen muchas hazañas que mostrar orgullosamente al mundo. Sin ir más lejos, noticia de estos días, los ERE de Andalucía, donde con 116 imputados han batido el récord en un solo caso, superando a la trama Gürtel y a la Malaya marbellí. 741 millones sustraídos que dejaron a la intemperie a 120.000 trabajadores. Pero, seamos serios, es sensato que el dinero vaya a los bolsillos psocialistas que mejor lo sabrán redistribuir.
Esos logros no están al alcance de cualquiera, y sería justo reconocerlo. Si no aparecen en los textos de bachillerato sólo es por la infinita modestia de nuestro PSOE. Como la joya de la corona de su legado, algo que ya sólo recuerda Coleta Morada. Eso de la cal no sé qué más, que Iglesias citó en el Congreso hace unos meses. No nos los merecemos.
Ya sé que yo, ser despreciable donde los haya, no tengo categoría ni integridad para formar parte de este club tan selecto y eminente. Pero ustedes sí. No lo duden, afíliense lo antes posible. Háganse este regalo.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails