lunes, 3 de febrero de 2014

BAMBOLEOS FISCALES


      
 (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

       Tal vez porque soy Libra, me atrae el tema de las balanzas y los equilibrios, las oscilaciones y la tensión hacia los extremos; todo lo que supone la gestión del caos. Es de actualidad esta semana el economista Ángel de la Fuente, prestigioso investigador del CSIC y experto en flujos económicos entre Comunidades autónomas. A él le ha encargado el Ministerio de Hacienda un estudio en profundidad de las balanzas fiscales, con el objetivo de ahondar en sus entrañas para obtener unos resultados fiables sobre el equilibrio financiero entre regiones. De alguna manera se trata de contestar al griterío del “Espanya ens roba!”, pero no desde la ideología sino mediante datos contrastados. Frialdad técnica vs apasionamiento demagógico, gracias a una nueva metodología que profundiza en el tema analizando 350 indicadores.
   En las críticas al sistema de financiación de las Comunidades llama particularmente la atención algo que se repite desde Cataluña: “el Estado debe devolver a cada Comunidad lo que ésta ha aportado”. Es decir, la más absoluta negación de los impuestos y la redistribución de la riqueza, el acostumbrado que pague más aquel que más tiene. Lo más chocante es que estas soflamas se enuncien, en muchos casos, desde posiciones de izquierda, porque, que yo sepa, el discurso especialmente entregado a la crítica de los impuestos era el neoliberal. Pero España, fruto de la desorientación que nos caracteriza, es el paraíso de las paradojas disparatadas.
         Sin embargo, eso no quiere decir que el sistema actual de financiación (puesto en marcha por Zapatero en 2009) sea equitativo. Como reconoce De la Fuente, con datos en la mano, la redistribución para que las comunidades más pobres entren en un cierto umbral de equilibrio con las más ricas se ha pervertido de alguna manera, porque resulta que hay regiones deficitarias, como Extremadura, que disponen de un 25 % más de financiación por ciudadano que, por ejemplo, una comunidad más rica como Valencia. De la Fuente incluye en el primer grupo también a Cantabria o La Rioja, y en el segundo a Murcia o Castilla La Mancha. La región más crítica con este sistema, Cataluña, casualmente no está siendo perjudicada sino que se mantiene en la media nacional. Así que adiós al “expolio”. Eso por no hablar de la situación de Euskadi y Navarra, que gracias a sus Conciertos económicos, basados en fundamentos predemocráticos (los fueros), juegan en otra competición, porque disponen aproximadamente del doble de financiación que la media. En este último caso, lo extraño es que casi nadie critique esta ventaja desorbitada, y sólo UPyD fracture la unanimidad defendiendo una idea de equidad entre ciudadanos y comunidades autónomas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En efecto. La pura falacia y el exabrupto emocional se han instaurado en relación al debate de las balanzas fiscales. La misma base del asunto es una comleta mistificación: los territorios no pagan, sino que sólo lo hacen las personas y las empresas, pero el nacionalismo manipulador ha divulgado esta idea entre los paletos, que son legión.

Johannes A. Von Horrach dijo...

Gracias por el comentario, anónimo. En efecto, muchos parecen asumir la máxima que interesa a los catalanistas de que pagan los territorios y no los ciudadanos individuales. Como si un ciudadano catalán pagara más impuestos que uno de Murcia. Por eso la iniciativa de De la Fuente me parece interesante, en la medida en que dejará las cosas más claras, sustituyendo la doxa manipuladora por la episteme fiable y rigurosa.

saludos

Anónimo dijo...

Pagamos los ciudadanos, es de perogrullo. Pero ¿para qué pagamos? Se supone que nuestros impuestos han de servir para ofrecer prestaciones, y ahí es donde está la diferencia, en lo que se nos retorna a cada comunidad. Si eso ya lo sabian ustedes, pero bueno, tal vez sembrando confusión, envuelta en argumentos, se consiga disimular, ¿no es así?

Johannes A. Von Horrach dijo...

Hola anónimo.

Pues no debe ser tan grande la "perogrullada", porque muchos medios y partidos presentan esta cuestión como si fueran los territorios los que pagan, como si en la ley hubiera alguna cláusula que exigiera más a determinadas regiones que a otras.

En cuanto al 'retorno' de ese dinero, dos cosas: 1) es absurdo pretender que el Estado nos devuelva más o menos lo mismo que hemos pagado, porque eso sería la negación de los impuestos, el quiebre del principio de redistribución. De hecho, a muchos ciudadanos de Baleares (los parados o mileuristas) se les retorna más de lo que invierten. A los millonarios de son Vida obviamente no.
2) Como demuestra la investigación de De la Fuente, al final el dinero que podría decirse que 'falta' para Baleares (porque supone una menor inversión que en otras regiones) no tiene nada que ver con los más de 3 mil millones que aseguran los nacionalistas en Baleares. Al final, estamos hablando de poco más de 200. De acuerdo, será algo discutible, pero de eso irse al rupturismo independentista es como matar moscas a cañonazos.
un saludo

Johannes A. Von Horrach dijo...

http://elpais.com/elpais/2014/07/23/opinion/1406136555_279109.html

Related Posts with Thumbnails