martes, 7 de octubre de 2008

VENCEDORES Y VENCIDOS


Estas semanas UPyD ha cumplido su primer año de existencia. La trayectoria del partido ha sido, a mi juicio, bastante buena hasta ahora, pero seguro que mejorará tras la incorporación de gente tan válida como Rubén Múgica (arriba en el video), hijo de Fernando Múgica Herzog, asesinado por ETA. Rubén llevó a cabo, en los actos de celebración del citado aniversario, uno de los discursos más certeros. Como ya ha expresado a otras ocasiones (por ejemplo, en el documental Voces sin libertad [1], de Iñaki Arteta), la distinción clara entre víctimas y verdugos centró su intervención:

"No habrá paz en Euskadi hasta que no hay vencedores y vencidos".

Tan simple y lógico como esto. Debe haber sobre todo vencidos, los terroristas y sus palmeros, porque no se puede dejar que sus postulados excluyentes dejen ninguna semilla en la sociedad que intentan destrozar. No puede haber igualdad entre dos partes cuando sólo una de ellas asesina; sólo puede haberla, si acaso, cuando las dos matan. Pero no es el caso de lo que sucede en España. Como decía Montesquieu (citado el pasado lunes en El Mundo por Santiago González): "La paz no se puede comprar, porque el que la vende está después en una posición mejor para volver a venderla".

Se habla mucho últimamente de la Memoria Histórica y de la dignidad de las víctimas del franquismo. El problema es que demasiada gente que defiende una enérgica separación moral y política de víctimas y verdugos en lo que se refiere al franquismo cambia de criterio cuando nos centramos en el tema de ETA y el nacionalismo vasco. En este caso se habla más de diálogo que de otra cosa, poniendo en la misma balanza a los que mueren y a los que matan, como si los dos tuvieran el mismo grado de responsabilidad. Reyes Mate, en las páginas de El País, aseguraba hace poco que aquellos que defienden la dignidad de las víctimas de ETA también deberían apoyar la de las víctimas del franquismo (en el contexto de las diligencias que ha abierto el juez Garzón sobre esta cuestión). Esto es cierto, pero el argumento puede aplicársele, con más motivo todavía, al propio Reyes Mate y compañía, pues mientras que el primer caso, ya superado histórica y políticamente, se dio hace unos 70 años, y por tanto no es algo de especial urgencia, el problema que tiene por víctimas a los asesinados por ETA todavía está vivo y candente, además de tener una presencia política evidente. La dignidad de los que sufren ahora debe estar en primer lugar, y el conflicto que todavía sigue abierto debe ser prioritario antes que otros ya superados por el tiempo.

[1] En este brillante documental, Múgica dice, si no recuerdo mal (no tengo la cinta a mano): "Yo quiero vivir como vive un nacionalista. Yo no quiero que él viva como yo vivo; me limito a querer vivir con la misma libertad con la que él vive".

6 comentarios:

gin-ctonic dijo...

Amigo Horrach, no le parece que los resultados de UPyD fueron bastante decepcionantes, salvo en Madrid, sobre todo en comunidades dominadas por los nacionalistas como el País Vasco y Cataluña. No es por desanimar, pero salvando muy poca gente, la mayoría de la gente es afín o por lo menos indiferente al rodillo nacionalista.

Horrach dijo...

Creo que ya lo hablamos en su momento, pero los resultados del 9-M no me parecieron tan decepcionantes. Tal vez se habían disparado demasiado las expectativas, pero un diputado, teniendo en cuenta las condiciones en las que UPyD se presentaba (recién creado y con mucha gente que ni sabía que este partido existía), y lo que el petardo de Llamazares llamó "tsunami bipartidista" (joder, nunca me imaginé que un día acabría citando a Llamazares, estoy fatal), creo que no fue mal resultado. Eran elecciones nacionales en un clima muy polarizado. Se va a ver si la cosa tiene base y posibilidades en las europeas del año que viene (al votarse por circunscripción única se va a ver el verdadero potencial de UPyD) y sobre todo en las municipales que se celebrarán en un par de años. En Baleares, por ejemplo, entre la caída en picado del PP debido a sus innumerables casos de corrupción, y el desgaste que le pueda suponer al PSOE (PSIB) la compañía de los nacionalistas, me parece que UPyD puede sacar buenos resultados.

shalom

Phil Blakeway dijo...

...habrá que dar un margen a UPyD. Defienden unas ideas que llamaré "apriorísticas" y disculpe la ocurrencia, de esas previas que los partidos "nacionales" (ah, pero ¿existen?) han olvidado. Igualdad, individuo y tal y tal. Conviene anotar en el debe los años de Consejera de la cosa educativa de la Sra. Díez en connivencia y entrega con el nacionalismo rancio (¿hay otro?)del PNV. Qué se le va a hacer. Concedamos que habida cuenta de su discurso ha reaccionado y demos ese margen. Recogerán mucho voto hastiado y deberán aprovecharlo. Si los grupos de presión no les laminan antes de las próximas elecciones.

Y claro que debe haber vencidos. Es una cuestión de Justicia, que viene antes que la paz.

Horrach dijo...

Buenas noches, Phil, bienvenido al subsuelo (¿me permite una pregunta? ¿Cómo es que para su nick ha escogido el de un primera línea inglés (desconocido para mí) de los años 80?).

Estoy de acuerdo en que el valor que una opción como es la de UPyD pueda tener para los años futuros se va a demostrar en el choque con la realpolitik, que es cuando se van a poner a prueba esos principios que caracterizan a este partido.

Lo de Rosa Díez: creo que ya lo he dicho aquí en alguna ocasión, y es que a Díez le pongo pegas en algunas cosas que tienen que ver con su pasado, pero eso para mí ahora mismo no cuenta (no cuenta porque, aunque discutibles, tampoco son cosas tan graves). A Díez la valoraré por lo que haga en UPyD y, de momento, estoy razonablemente satisfecho con su forma de proceder. Y de UPyD digo lo mismo que de Díez: mi apoyo a este partido no tiene que ver con una postura política esencialista, sino por unas necesidades contingentes, así que mi fidelidad se pondrá a prueba con los hechos, no con las palabras que para legitimarse se blinden en cualquier tipo de identidad. Vamos, que no soy un incondicional.

shalom

Phil Blakeway dijo...

Estamos básicamente de acuerdo en el análisis.

Lo del nick. Tendría Ud. que haber visto jugar al sujeto. Sobrio, fuerte, demoledor en el lado derecho de la melé (el loose-head prop de los ingleses) buen manejo de manos. Fue de la partida que gano el Grand Slam mítico de 1980, con Beaumont de capitán. En fin recuerdos de mis primeros años de rugby. Nostalgia.

Horrach dijo...

Bueno, creo que usted jugaba en esa posición de prop, ¿no es cierto? Imagino que se debía identificar con Blakeway.

Yo nun ca he jugado al rugby, pero me arrepiento de no haber intentado algo, aunque en Mallorca la cosa está más difícil todavía que en el resto de España. Pero por mis condiciones físicas, de todas maneras, creo que sólo me habría valido la posición de 9, ninguna más.

shalom

Related Posts with Thumbnails