sábado, 20 de octubre de 2007

MEMORIAS DEL SUBSUELO


Mientras esperamos la edición del nuevo número de Kiliedro, adelanto la disección El hombre del subsuelo con un significativo discurso del personaje fetén:


"En aquellos tiempos yo estaba ciegamente persuadido de que gracias a algún milagro, a alguna circunstancia externa, todas mis dificultades desaparecerían, caerían las murallas y dejarían al descubierto, al fin, un vasto campo de acción, de acción útil y bella y, sobre todo, dispuesta a que se cumpliese (yo no sabía en qué podía consistir tal acción, pero lo principal para mí era que estuviese enteramente dispuesta para su cumplimiento). Entonces, yo aparecía de pronto a la luz del día y me creía a lomos de un caballo blanco, con una corona de laurel en la frente. Ni me pasaba por la imaginación la posibilidad de desempeñar un papel secundario, y probablemente por eso admitía en la realidad resignadamente el último papel. O héroe o insignificante ser envuelto en lodo: no había término medio para mí. Esto era lo que me perdía; pues, desde el cieno, me consolaba soñando que en otros instantes yo era un héroe, y este héroe alumbraba el barro con su prestigio. El hombre corriente ha de evitar caer en el lodo; pero el héroe está situado a tal altura, que jamás podrá ensuciarse completamente. Por lo tanto, yo puedo revolcarme en el cieno".

Memorias del subsuelo, Fiodor Dostoievski.

10 comentarios:

Lope de Aguirre dijo...

Lo erróneo no es ser un hombre del subsuelo, como lo llama, sino no saberse justificar, no saber serlo hasta el final.

Aunque el personaje de Dostoievski, esperando milagros redentores, no tendría mucho futuro más allá de un personaje de libro.

Lope de Aguirre dijo...

Y que feo que al final pagase a aquella señorita... que mezquino.

Alberto M dijo...

A mí me parece un personaje maravilloso en el sentido que procura ser fiel a unos principios y, estos, pasan a ser segundos actuantes de una impostura que sólo puede ver redención en un limbo manejado por el ensayo introductorio que, me comentan, en ediciones anteriores no existía, al menos traducido. En fin.

Estoy contigo Lope, es el que señalas, creo, de todos, el gesto más feo (y mira que nuestro pobre amigo tiene unos cuantos) del libro y hasta de toda la humanidad.

David Carril dijo...

Insuperable Dostoievski.

saludos.

Horrach dijo...

Hola a todos.

Lope de Aguirre, pienso que el personaje de Dostoievski ha tenido mucha continuidad, tanto en la ficción como en la realidad. Sobre eso baso la disección de Kiliedro, que colgaré en cuanto aparezca el número de la revista.

Alberto (bienvenido), creo que precisamente los principios del hombre del subsuelo están construidos a partir de la impostura. No es que ésta aparezca después, sino que es parte de su esencia (esencia óntica).

David, tengo pendientes todavía 'Los hermanos Karamazov' y una menos conocida, 'El adolescente'. ¿Las ha leído a estas novelas?

saludos

Alberto M dijo...

Gracias por la bienvenida Horrach.
Bueno, lo siguiente es una opinión y, por tanto, del todo discutible. Lo pongo en interrogativo por si acaso: ¿Hay principios que no partan de una impostura? -en literatura, me refiero-.
Oye, enhorabuena por el blog. Pasaré más.

David Carril dijo...

Hermanos Karamazov es una de mis favoritas. Pero no, no he leido "El adolescente"; ni siquiera conocia que existiera una novela suya con ese nombre.

saludos

Horrach dijo...

Alberto,

en este subsuelo hay algo de olor fétido y parece que alguna pared manchada de sangre, pero la amabilidad se mantiene. Esto es como el rugby, que te pueden partir en veinte pedazos pero sin caer en las navajerías de otros deportes (por cierto, felicidades a Sudáfrica por el merecido campeonato del mundo).

David,

hasta hace poco pensaba que 'El adolescente' era de las primeras, pero el otro día comrpobé que no, que es de las últimas, las buenas, lo que me ha animado a leerla.

saludos

Aker dijo...

Saludos, sr. Horrach. Es la primera vez que paso por aquí. Me agrada mucho su sentido chtónico y sacrificial. Quisiera preguntarle: ¿Es Vd. antropófago? ¿Prueba Vd. también la carne? ¿O sólo prueba la sangre? Yo creo que no hay motivo para despreciar los elementos sólidos y quedarse sólo con los líquidos. Pruebe a ver qué tal. Me gusta su página. Viéndola, siento pena por no saber leer (textos literarios).
Saludos.

Aker

Horrach dijo...

Bienvenido al subsuelo, Aker. Pues sí, servidor bebe sangre y sobre todo come carne, esto último en sentido literal. Lo que no trago son heces, aunque me fascina.

saludos y hasta pronto

Related Posts with Thumbnails