miércoles, 24 de octubre de 2007

EL HOMBRE DEL SUBSUELO


“Más rápido que tú, hijo de puta. Te he visto venir, pedazo de mierda. Cagón. Aquí estoy, empieza tú. Empieza tú. Venga... (desenfunda una pistola y amenaza con ella). Ni lo intentes, cabrón. ¿Me estás hablando a mí? ¿Estás hablando conmigo? ¿Me hablas a mí? ¿Si no a quién diablos hablas? ¿Es a mí? No hay nadie más que yo aquí. ¿Con quién coño crees que hablas? ¿Ah, sí? Muy bien... (desenfunda de nuevo)”.

Este famoso y extraño discurso es pronunciado por Travis Bickle, protagonista de la película Taxi driver (Scorsese, 1976). Cara a cara frente a un espejo, en el cuchitril donde sobrevive, sumido en una dolorosa y prolongada soledad. Se está adiestrando para un enfrentamiento, una auténtica misión suicida, articulada por sus delirantes sueños. Interpela y amenaza, no se sabe a quien; luego se verá que su víctima es intercambiable, que lo que le mueve es el enfrentamiento por sí mismo, no una víctima concreta. Travis es un auténtico hombre del subsuelo, un caso que ya hemos visto en otras ocasiones, tanto en la literatura como en el cine. Fue el gran novelista Fiodor Dostoyevski quien creó esta figura literaria en su obra Memorias del subsuelo (1864), aunque el perfil del personaje se prolonga en otras novelas como Crimen y castigo (1866) y su protagonista Raskolnikov. Se basaba para confeccionarlo, en parte, en su propia experiencia personal, aunque dirigida por una lucidez que era ya extraña al personaje literario, al que en gran parte había superado. Posteriormente ha tenido prolongaciones en la misma literatura, como pueden ser los casos de El extranjero (1942) de Albert Camus, El coleccionista (1963) de John Fowles, Un hombre que duerme (1967) de Georges Perec, etc. Aunque también en el cine, como en el Seul contre tous (1998) de Gaspar Noé, el Pickpocket (1959) de Robert Bresson, o la adaptación que hiciera William Wyler (1965) de la citada novela de Fowles; eso sin contar...

(artículo completo en KILIEDRO)

6 comentarios:

Petrusdom dijo...

Chapeau, por el magnífico artículo. LO que más me interesa es saber ¿por qué es tan atractivo, para muchas hormiguitas obreras adocenadas y rutinarias, ese personaje del subsuelo?
Saludos cordiales.

Horrach dijo...

Hola de nuevo, Petrusdom, gracias por sus palabras.

Sobre lo que dice, no tengo muy claro que sean las hormigas adocenadas las más atraídas por esta figura subsuelítica.

saludos

Lope de Aguirre dijo...

¿Y Julián Sorel?

Horrach dijo...

Hola de nuevo, Lope.

Pues no sabría decirle, porque no me he leído 'Rojo y negro', aunque tengo la novela de Stendhal en la recámara de mi biblioteca. Por lo que he leído sobre el personaje tal vez sí podría incluirse en la lista subsuelítica, pero antes de asegurarlo debería leer el libro.

saludos

cronopiodeley dijo...

Buen artículo. Le felicito y doy las gracias.

Horrach dijo...

Gracias por sus palabras, Cronopio, es usted muy amable. saludos

Related Posts with Thumbnails