lunes, 26 de febrero de 2007

LA VIDA DE LOS OTROS


Se estrenan muy pocas películas en España que muestren la realidad social y cultural de las antiguas dictaduras comunistas del este de Europa, de la misma manera que se publican muchos menos estudios sobre los crímenes del estalinismo que del nazismo (incluso en España es delito la apología del segundo, pero no sucede lo mismo con el primero). Por ese y otros motivos he querido ver la película alemana La vida de los otros, que retrata el trabajo de un espía de la Stasi, la policía secreta de la Alemania comunista (la ‘democrática’, no la ‘federal’, que yo de niño me liaba con esto, no entendía las paradojas de la neolengua), encargado de vigilar a una pareja de artistas. La obra es en sí muy interesante, sobre todo por el retrato que hace del trabajo de una de las policías más implacables del mundo, pero en la segunda parte, la más melodramática, se desliza hacia terrenos más cercanos al cine hollywoodiense que a otra cosa más interesante. Sin embargo, lo más llamativo de esta película es que en esencia, lo que cuenta, es pura fantasía. Es decir, retrata un caso que NUNCA se ha dado: un espía de la Stasi arrepentido, cosa que ha recordado estas semanas Marianne Birthler, la encargada del archivo de la propia Stasi (el mayor del mundo sobre una dictadura). El propio director, Florian Henckel, ya daba pistas en alguna de las entrevistas promocionales, cuando reconocía su pasmo al descubrir que ningún ex-miembro de la Stasi con los que había contactado antes de la película (y no eran pocos) tenía mala conciencia por haber trabajado al servicio de un estado totalitario. Me sorprende que aún así el director haya querido representar una mentira tan grande.

Otro detalle escalofriante del film, aunque también se ha dado al margen de las imágenes, es el caso de su protagonista, Ulrich Mühe (grandioso actor, que brilló hace años en el escalofriante Funny games de Michael Haneke), cuya primera mujer pasó a la Stasi información sobre él durante los 6 años que duró su matrimonio. Se habla en muchas ocasiones de la figura del Gran Hermano y de su plasmación en las democracias occidentales, pero se olvida muy fácilmente que el origen de este invento totalitario fueron en realidad las dictaduras comunistas (la soviética, por ejemplo, fue la que inspiró el ‘1984’ de George Orwell), y un buen ejemplo de éstas lo tenemos en la extinta RDA.

El periodista e historiador Timothy Garton Ash retrató hace unos años en El expediente la monstruosa realidad que caracterizó a una dictadura como la de la Alemania de Honecker, donde todo el mundo podía ser un espía, y donde nadie, para más inri, mostró signos de arrepentimiento sobre su labor. Ash cuenta cómo los que él pensaba que eran sus amigos en Berlín Este, donde Ash estaba buscando material para su tesis doctoral sobre la Alemania nazi, no sólo recopilaban todo tipo de información sobre él, sino que proyectaban en su inocente vida cotidiana unas sospechas que podrían haberle llegado a costar la vida.

El cineasta Henckel, como muchos otros antes que él, sucumbe a la tentación de lo edificante. No quiere amargar al espectador; de la misma manera que los jerarcas comunistas ocultaban los datos sobre el gran número de suicidos que se producían en la RDA para evitar desmotivar a la población. Henckel podría haber contado algo real, pero ha preferido ilustrar un cuento inverosímil. Por ello, la película sobre la ominosa realidad de la Alemania comunista bajo Honecker y la Stasi todavía está por rodarse.

12 comentarios:

Dianoia dijo...

>>>Henckel podría haber contado algo real, pero ha preferido ilustrar un cuento inverosímil.

La prerrogativa del artista.

J. A. Montano dijo...

Veré la película y luego leeré tu post (como de costumbre, siempre que hablas de cine). Pero al abrir la página, ¡he pensado que el de la foto era Butanito! O sea, que Butanito tiene cara de espía de la Stasi...

J. A. Montano dijo...

Interesante carta la que publica hoy Arcadi en su blog. La cuelgo aquí porque trata de Mallorca...

* * *
Correspondencias / Secundino Nicieza

Bilingüismo unilateral

Como diría Mayra Gómez Kemp soy asturiano y residente en Mallorca J

Si no estoy mal informado el hecho de nacer en Asturias y ser hijo de españoles me confiere la nacionalidad española “de serie”.

Yo ya me sentía europeo antes de la entrada de España en la Comunidad Europea, pero supongo que desde entonces soy de facto también ciudadano europeo.

Reconozco que todas estas cuestiones autonómicas que empercuden el panorama político español actual, hace tiempo que vienen haciendo temblar los cimientos de mis sentimientos de pertenencia, creo que legítimos, a un país, a una región, a una ciudad,… lo que entiendo por una ciudadanía.

Hasta el día de hoy yo no había sentido quebrarse esos sentimientos. Hoy se han roto.

Hoy me han discriminado. L Y duele… vaya que si duele!

Desde el 17 de mayo de este año 2007 engroso las listas del INEM (SOIB en Baleares) como demandante de empleo. Tras nueve meses sin recibir comunicación alguna, el martes 20 de febrero de 2007 por fin recibo una llamada de teléfono del SOIB para comunicarme que hay una plaza de técnico en la administración pública en la que piensan que puedo encajar, entiendo que por mi formación y experiencia profesional, información de la que disponen.

Recibí la llamada con alegría… por fin! Estaba muy sorprendido de que no hubiera ningún tipo de contacto por parte del SOIB y recibí entusiasmado la noticia. “¿Cómo que si me interesa…? Claro que me interesa!” contesté. “Mañana a las 9:40 en la oficina de tal y tal (una calle de Palma) le informarán del resto de detalles de que disponemos…” “ahí estaré!” contesté ilusionado.

La verdad es que yo estaba en trámites de crear una empresa para autoemplearme, como quien dice, pensando más en hacerme un traje a medida que en que me lloviera uno del cielo,…

El miércoles 21 me presento y me informan:

-es un puesto de técnico superior en la administración pública, concretamente en la Agencia Balear del agua y calidad medioambiental, una de las empresas de la Consejería de Medioambiente (Conselleria de Medi Ambient) del Gobierno Balear (Govern Balear)

-buscaban un economista o un ingeniero

-las tareas que se especifican son control económico e implantación de sistemas de calidad y medioambientales (ISOS y otros palabros) pero sin entrar en mucho detalle. Me pareció una descripción deficiente, difusa.

La persona del SOIB nos comenta que la Administración exige un nivel B de catalán, pero que dada la urgencia del tema piensa que no serán demasiado exigentes con esto. Dicha observación ya me hizo pensar que unas veces son más exigentes que otras… lo cual dice bastante poco de la equidad de cualquier método de selección.

Nos añade que la cita es al día siguiente jueves 22 de febrero de 2007. Hemos de aportar una documentación (CV, carta de presentación así como fotocopias del DNI, de la Tarjeta de Demanda y de alguna acreditación de los títulos obtenidos)

Me voy a mi casa, redacto la carta, actualizo el CV, imprimo ambas cosas con la inestimable ayuda de un amigo y hago las fotocopias pertinentes por el módico precio de 80 céntimos de euro cuatro fotocopias! Pelín caro no?

Llego a las diez. Seríamos unas 15 o 20 personas. No las conté. La verdad es que yo estaba acostumbrado a hacer procesos de selección multitudinarios, así que la cantidad me pareció razonable: un 5% de probabilidad es todo un porcentaje!!

Nos meten en una sala y Malena (persona de contacto para la selección) se dirige a todos en catalán para explicarnos que vamos a hacer una prueba escrita de cuatro preguntas, dos de control económico y dos de normativas de calidad y medioambiente. Nos dice que la prueba es importante y que tiene mucho peso en la selección. Creo que entendí perfectamente lo que ella dijo. Pronunciaba claramente y después de cuatro años residiendo en Mallorca he llegado a tener un nivel bastante alto de comprensión oral y escrita, aunque nunca lo he estudiado. No hice ningún comentario al respecto pues había entendido lo que decía y yo no estaba allí para defender a nadie sino para optar a un puesto de trabajo. Di por hecho que todos entendían, aunque me pareció un gesto de mala educación. La verdad este detalle me sorprendió pues en Baleares la gente suele preguntar si todo el mundo entiende el catalán antes de dirigirse unilateralmente en este idioma, consciente de que puede haber gente que no lo conozca.

Las contesto y entrego.

Nos dicen que esperemos para hacer una entrevista personal.

Al salir y mientras esperábamos fuera a que todos terminaran, hubo tiempo para hacer algunos comentarios y conocer un poco a los compañeros que estaban participando en la selección: un ingeniero de León, una economista de Madrid, … en fin había de todo, gente local,… un variadito. Claro está que salió el tema. “No os parece que podía haber preguntado si todos entendían?” dijo alguien. “Aquí en la administración local es así” dijo otro. “Se llama bilingüismo unilateral…” dijo otro que parecía más enterado de la política de normalización lingüística del Govern, “… cada uno es libre de elegir el idioma que prefiere utilizar…” añadió.

Nos van llamando para la entrevista y toca mi turno.

Malena empieza en catalán ejerciendo su derecho al bilingüismo unilateral. Yo la escucho y entiendo lo que me dice. Y como ella, también ejerzo mi derecho unilateral de responder en castellano, o español, como se conoce internacionalmente, aunque ahora parece que tenga una connotación política denominarlo así en territorio nacional.

Está agria conmigo. Lo noto. Continúa la entrevista con otro planteamiento por su parte, también en catalán, que requiere una pregunta de aclaración por mi parte, también en español. Molesta, me contesta en español.

Las otras dos personas del “tribunal” siempre se dirigen a mí en español sin que yo se lo pidiera.

Aquí necesito explicar que los mallorquines por lo general almacenan en su memoria el idioma de la persona que le presentan de tal modo que siempre se dirigen a ella en ese idioma. Y es cierto que les cuesta hacerlo en otro, lo he comprobado con amigos después de pedirles mil veces que me hablen en mallorquín. Incluso se cuentan casos de mallorquines que hablando habitualmente en mallorquín (variante dialectal del catalán que difiere en la entonación y un vocabulario y algunas expresiones propias de las islas) han sido presentados en castellano, por lo que siempre que se han encontrado se han dirigido al otro en castellano… hasta que un día, tiempo después, han escuchado a esta persona hablar en mallorquín y entonces se han dado cuenta de que habían estado haciendo un esfuerzo para hablarse en un idioma que no es el que utilizan normalmente…. sorprendente no?

Termina la entrevista y nos dicen que nos llamarán para hacer una prueba de catalán. Que seguramente sería esa misma tarde o mañana por la mañana. Qué prisa deben tener, pensé yo mientras salía de un edificio nuevo pagado con mis impuestos: bidones de reciclaje por doquier (en la calle los teníais que poner que es donde hacen falta), ascensores panorámicos, edificio de diseño y letreros sólo en catalán, seguramente para facilitar la integración del bilingüista unilateral. J

De camino a casa, en el coche, orbitan sobre mi cabeza varias cosas, pero sobre todo el bilingüismo unilateral.

Si le hubiera contestado en asturiano, ¿eso qué sería? ¿bilingüismo bilateral? J, pensé yo para mis adentros. Y bueno me hizo gracia… unilateral e interna, pero gracia al fin y al cabo, así que me fui a mi casa sonriendo.

A las 17:42 de esa misma tarde, recibo una llamada de la agencia balear del agua, en la que me requieren en castellano para ir al día siguiente o sea hoy, 23 de febrero de 2007, a las nueve de la mañana a hacer una prueba de catalán.

Lo de la prisa iba a ser que sí, no? J Pienso y repienso sobre la situación. Ya conozco a los personajes. El estilo. Me huele a pescado. A pescado vendido para ser más preciso. La prisa hace oler a chamusquina. Cuantos menos se enteren mejor, no? Cuanto más difusa sea la descripción más fácil resulta encajar a cualquiera no?

En ese momento yo ya no tenía ninguna esperanza puesta en conseguir este trabajo. LLLL

Pero al día siguiente por la mañana, es decir, hoy, iba a reconfirmar todas mis sospechas.

A las nueve en punto, raro en mí, entro por la puerta de la agencia del agua. Ya somos sólo siete u ocho los que estamos. Hay mucha gente que al ser local ha conseguido certificar su nivel de catalán, vía estudios cursados o haciendo un examen específico. Creo que durante una temporada estaba de oferta al sacarse selectividad. En fin desconozco exactamente cómo se había sacado cada uno su certificación, pero “habíamos” siete u ocho “perdidos” sin título que certificara nuestros conocimientos. De ahí la prueba.

Nos piden en catalán que nos sentemos dejando un sitio libre. Aquí aparece parte del porcentaje de compresión que me faltaba porque no me entero de lo del sitio libre y me voy a sentar justo al lado de uno que parece local… como todo se pega menos la hermosura J. Me cambio de sitio. Saco el DNI y cojo el examen.

“Es sólo una hoja!” pensé sorprendido.

Y pensé sorprendido porque la tarde anterior alguien que acababa de hacer el nivel B me explicó en qué consistía la prueba: primero comprensión escrita (leer un texto y contestar en catalán unas preguntas sobre el mismo), después comprensión oral (te leen un texto y te hacen unas preguntas sobre lo que has oído) y por último monólogo de unos 15 minutos en catalán sobre un tema que te daba el examinante.

“Relájate” me dije. Eso vendrá después.

Leí la hoja entera.

Escrita por las dos caras, preguntaba cosas muy precisas, como por ejemplo por qué letra comienza la palabra “_nyorança”….

(“¿Será añoranza?” me pregunté yo intentando recordar algunos versos de Espriu que había estado releyendo el día anterior, una edición por cierto mítica, de edicions 62, segunda mano, … la verdad no tengo casi nada en catalán y me puse a leer lo único que tenía. Y pensaba “por qué me preguntan esto?” “qué quieren un controller económico o un juglar?” J)

… o si “Lluisa” que es un nombre propio, se acentúa o lleva diéresis,,,

(Me acordé de Montuïri, un pueblo elevado sobre una colina en el centro de Mallorca y ahí me lancé como Esplá con los puntos por banderilla y le clavé la diéresis ¡Olé! J.)

Y así una y otra pregunta… todas engañosas, equívocas, … lo que se suele denominar “false friends” (falsos amigos) cuando estudias inglés y aquellas cosas más complejas como contracciones de pronombres y cosas así.

Contesto todo como puedo y entrego resignado esperando que lleguen las otras pruebas deseando para mis adentros que tengan más peso en el total del examen.

Cuando todos entregamos la hoja nos dicen que la van a corregir y que es excluyente. El que no apruebe la primera prueba, la de los false friends, no puede seguir con el resto de pruebas idiomáticas.

“¿Para qué las pruebas de comprensión oral y escrita? Nada de monólogos, no vaya a ser que sepa hablar! Y mucho menos ponerle una norma de calidad o medioambiente escrita en catalán y luego hacerle preguntas para ver si las entiende, no vaya a ser el demonio que se fije en cómo se escriben las diferencias entre el castellano y el catalán y escriba bien las respuestas… qué le quieres ayudar? Es mucho mejor tirar a dar… caen como moscas. Es como el anuncio de trident… nueve de cada diez españoles escribirían añoranza con a…. “ todas estas ideas destelleaban por mi cabeza vertiginosamente.

Me quedé atónito. No supe qué decir. No dije nada. Me quedé callado consciente de que me quedaban quince minutos de selección… menos mal que el día anterior ya me olía a pescado vendido y no me había hecho ninguna ilusión.

“Bueno” me dije, vamos a aprovechar para ver qué piensan los demás.

Todos pensaban lo mismo de la prueba. “Son excepciones” o “están buscando barbarismos o castellanismos”, fueron frases que salieron a relucir.

A los quince minutos salieron y me nombraron con otros tres o cuatro.

“Estáis nominados”.

De esta manera Asturias, León y Madrid, entre otros, se quedaron sin representantes.

“Podéis iros a casa” nos dijo Malena. Y luego en voz apenas perceptible añadió el “lo siento” más hipócrita que he oído en mi vida.

Y la verdad es que quizás es lo que deberíamos hacer. Volver. Volver a casa.

“…si alguien me hace el favor…. yo pensaba que ya estaba en casa… pero va a ser que no… por favor no sabrás por dónde se va a mi casa?”

Cogí el coche y ordené mis ideas mientras arrancaba.

Conducía hacia Palma desde el polígono donde se encuentra la sede de la agencia balear del agua y supongo que de manera casi inconsciente y sin saber muy bien por qué, conduje hasta la oficina del SOIB (INEM). Aparqué lejos, para evitar el euro largo que cuesta aparcar en la calle por hora! y me acerqué a la oficina donde había estado hace dos días cargado de ilusión.

Pregunté por la persona que me había informado el miércoles y le encontré en su despacho. Le pedí permiso para pasar y contarle brevemente lo que pasaba.

Me invitó a sentarme. Gabriel se llama. Buen hombre Gabriel. Y buen nombre. J

Le expliqué que no entendía justo el sistema. Que no entendía el concepto de cooficialidad que aplicaba el govern y que si realmente aplicaba el bilingüismo unilateral no debería ser necesaria la realización de ninguna prueba, ¿no? Cada uno habla en su idioma y todos se entienden ¿no? ¿No es eso? Si realmente tengo la libertad de elegir el idioma cooficial que me parezca, ¿por qué me hacen un examen? Y lo que es más grave: ¿por qué nos hacen un examen de catalan a nosotros y no un examen de castellano a ellos? El español es un idioma bastante regular pero también tiene sus false friends y sus excepciones y también se puede diseñar una prueba específicamente para cazar a catalanoparlantes.

Pero lo que es aún más grave es que tenga que utilizar dos pronombres (ellos y nosotros) en vez de uno sólo. Eso sí que es grave. O greu si preferís. Molt greu, però.

Cuando vi que este hombre del INEM me hablaba en castellano una fuerza interior, quizá bilateral, me impulsó a hablarle en catalán. Me costó trabajo porque no lo hago habitualmente, pero le expresé todas estas ideas en mallorquín. ¿Y sabéis por qué? Porque no me obligó.

Soy capaz de comunicarme en español, inglés, italiano, portugués y francés, por riguroso orden de aprendizaje, orden que coincide con mi nivel decreciente de conocimiento. Todos estos idiomas han sido voluntariamente aprendidos con la única intención de ser capaz de comunicarme mejor con los demás, de entender y de ser entendido. ¿No resulta chocante que una persona que ha estado casi toda su vida estudiando algún idioma sea rechazado por un sistema lingüístico que usa una lengua como arma política arrojadiza? ¿No merecemos todos ser valorados por nuestro contenido profesional y no por elegir la otra lengua oficial? ¿Quién me responde a estas preguntas con un no? ¿No deberíamos replantearnos nuestra idiotez colectiva?

No he incluido el mallorquín ni el asturiano entre los mencionados arriba, pero quisiera hacer notar que las dos sufren lo suyo. El mallorquín, rodeado y contaminado, resiste con pureza notable por encima del catalán y el valenciano como estandarte de la lengua catalana. El asturiano, queridos catalanoparlantes, está en la UVI. LLL

Pero los asturianos no perdemos la ilusión… hemos contratado a House a ver si nos saca del coma. J

¿Alguien os culpa de la situación del asturiano? ¿alguien os obliga a hablarlo si decidís libremente residir en Asturias u optar por una plaza en la administración local asturiana? ¿Por qué entonces nos obligáis y no nos dejáis que elijamos con libertad?

Yo no soy responsable de lo que Franco hizo con vosotros. También lo hizo con nosotros. Porque nosotros y vosotros somos todos. Lo hizo con todos. ¿Por qué nos tratáis así?

Si en tiempos la política de Franco fue nefasta en casi todos los sentidos, especialmente nefasta fue en lo que a política lingüística se refiere. ¿Es diferente la política lingüística de hoy en día? ¿en qué hemos evolucionado?

En vez de darte una oportunidad de aprendizaje, en vez de elegir los criterios profesionales para la selección, lo que planteáis es una barrera de entrada. Y el mensaje que está detrás es “los puestos de la administración local para los locales”… ¿cómo se traga eso en un contexto europeo? Y ante todo… es legal?

La imposición y la falta de libertad vuelven a campar a sus anchas por este “país”.

Triste día el de hoy L (23F qué casualidad!) y alegre también porque escribiendo esto he descubierto una válvula de escape genial: la escritura J.

Pero bueno supongo que la vida es así. Tragicomedia. O tragicomedia colateral si preferís.

El Pez Martillo dijo...

Me apetece ver esta película. Me gustan las que tratan sobre dictaduras y situaciones extremas. Aunque sean falsas (de todos modos, tiendo a no creerme nbada del cine, ni siquiera de las supuestas películas históricas). En cualquier caso, lo que expone usted, Horrach, sobre las dictaduras (sobretodo las soviéticas), es el sueño de toda persona. Lo que ocurre es que nuestras democracias no tienen organismos a los que ir a contar cosas del vecino (las charlas de escalera son lo más parecido), pero si alguna vez a alguien se le ocurriera crear una oficina para ello, no dude de que la gente llamaría gustosa para contar las intimidades de los demás.

Sobre lode la carta, hubo un tiempo en que me preocupaban estos temas y me movilizaba. De un tiempo a esta parte todo me la suda mucho (no sé si por hartazgo o por qué). Sólo decir una cosa, que los mismos catalanoparlantes tenemos dificultades con estos exàmenes (de hecho, tienden a saberlo mejor los castellanoparlantes que han ido a clase). Conozco algunas anécdotas al respecto, incluso alguna personal. Pero es verdad es que la cuestión de los certificados del catalán en Baleares está jodida, de hecho, mucha gente se va a hacer el examen a Barcelona (donde por lo visto es mucho más sencillo).

Horrach dijo...

Dianoia, no estoy de acuerdo. Piense que en el caso de Henckel se ha vendido la película con pretensiones realistas e históricas, y sin embargo te cuenta algo que nunca ha sucedido. Es como si alguien se decidiera a rodar en España una película sobre el franquismo en la que reflejara cómo la sociedad española se resistió valientemente a la dictadura, cosa que, evidentemente no sucedió así. ¿No se le criticaría por vender como real algo que no es más que pura fantasía?
Yo creo que Henckel ya tenía cerrado su guión cuando descubrió que no había casos de agentes de la Stasi detenidos, y ya no se atrevió a volver atrás (podría haber contado la misma historia, pero alterando una serie de detalles edificantes).

saludos, Di

Horrach dijo...

Hola Montano, jajajajaj, sí, e cierto que el grandioso Ulrich Mühe parece el butanito, con cascos y todo y mirada vigilante. Pero ya sabe que a García no le tengo simpatía y nunca la dedicaría una entrada (a no ser que un día se descuelgue escribiendo la Crítica de la Razón Pura del siglo XXI, cosa improbable).

Me leeré esta larga carta, tengo interés. Gracias por colgarla aquí.

saludos

jarttita dijo...

Yo la dejé descangando para verla esta noche!! Luego te cuento!!

Horrach dijo...

Interesante la carta del señor Nicieza. Su caso es uno de tantos que suceden en las islas, sobre todo en el terreno de la educación, único espacio de la realidad balear donde los nacionalistas son mayoría. Lo peor es que se están importando métodos practicados con éxito (triste éxito) en Cataluña, incluso con fichajes de comisarios lingüísticos catalanes. Luego vas a quejarte a la Consejería de Educación (como es mi caso con motivo de las últimas oposiciones) y te dicen que ellos tienen las 'manos atadas' y que no pueden hacer nada.

Dice con razón el señor Nicieza que toda esta historia parece que demuestra que se está blindando la administración pública para los mallorquines, y tiene razón, aunque luego también tenemos los casos (cada vez más extendidos) de los charnegos agradecidos que se bajan indignamente los pantalones para hacer méritos. Está muy extendida la idea que si te bajas los pantalones en catalán te da 'más puntos' que si mantienes la dignidad en castellano, y la verdad es que hay muchos indicios de que las cosas funcionan así. No es lo legal, no hay nada que permita discriminar a alguien por hacer un examen en castellano (estoy hablando ahora de las opos de filosofía), pero es lo que pasa, salvo que te encuentres a un caritativo presidente del tribunal que no lleve a la gestapo en el alma.

Una cosa que sí me ha hecho gracia de la carta del señor Nicieza, y además tiene razón, es la dificultad que tenemos los mallorquines para compatibilizar nuestro bilingüismo natural. Es cierto (a mí me sucede con 3 o 4 personas) que cuando te acostumbras a hablar con alguien en un idioma luego no puedes cambiar al otro, es rarísimo, casi esquizofrénico).

koolauleproso dijo...

Estoy bastante de acuerdo con tu opinión sobre la película, y mantener mi decepción en otro blog en que fue objeto de comentario (desconvencida) ya me costó la irritación de la mayoría de los visitantes

Horrach dijo...

Hola de nuevo, Kou.

Parece que esta película es de las que genera unanimidades extrañas, de esas que si la criticas, aunque sea sin aspavientos, se te echa encima el personal. Es lo que tienen las pelis (en este caso la segunda parte sobre todo) edificantes.

saludos

Anónimo dijo...

Lo curioso de esta película es que el trailer propone, en su asociación de imágenes, una historia mucho más sugerente: la de un poeta tan satisfecho con el sistema del que es beneficiario, que precisamente por su adhesión sin matices deviene sospechoso. Después, la películita de aventuras que se muestra en pantalla no acaba de funcionar ni como retrato de un personaje (el inverosimil sabueso de la stassi, tan lleno de sentimentalidad de repente), ni como retrato de aquella dictadura (sólo se salva la borgiana escena en la que el poeta descubre que su vida está resumida en varias decenas de informes)ni tan siquiera como película navideña de buenos sentimientos(tiene el "happy end" más egoísta y malsano que he visto en mi vida). Una pena.

Horrach dijo...

Hola anónimo.

Ahora mismo no recuerdo el trailer (no estoy seguro de si llegué a verlo), pero mejoraría la película ese planteamiento que tú haces.

Yo me mantengo en que esta película es más irreal que 'El señor de los anillos'. Me recuerda un poco a 'Los soldados de Salamina' por lo que tiene de tontería pseudohumanista y edificante.

saludos

Related Posts with Thumbnails