lunes, 4 de julio de 2016

SIN POMPA NI CIRCUNSTANCIA


 (disección publicada hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

Durante años la anglofilia ha significado para quien esto escribe un refugio contra el desencanto y el desarraigo. Cuando uno padecía nuestra esperpéntica realidad nacional, necesitaba buscar asilo moral y cultural en las tierras de la moderación y el pactismo, el país del pragmatismo inteligente. Todo eso ha volado en pedazos, o amenaza con hacerlo, desde el Brexit. Que sea precisamente Inglaterra, y su hermana Gales (tan pegados que en cricket juegan juntos), el epicentro de una decisión populista e irresponsable supone el derrumbe de cualquier esperanza. Si esto lo hace la 'Perfecta' Albión... ¡de qué serán capaces los demás!
El estupendo Pompa y circunstancia de Ignacio Peyró, exhaustiva enciclopedia de la anglofilia, se convertirá a partir de ahora, si nadie consigue revertir la situación y atenazar al hooliganismo multiplicado por los tabloides del miserable Rupert Murdoch (australiano, por cierto), en el equivalente del siglo XXI a El mundo de ayer de Stefan Zweig: el retrato de un magnífico pasado aniquilado por la temeridad y la ignorancia.
Algunos han afirmado que, tres días después del Brexit, el populismo fue derrotado de forma insospechada en España. Sólo comparto la idea al 50 %, porque si bien coincido en que la propuesta política podemita contiene elevadas dosis de pensamiento mágico, no veo de ninguna manera que la victoria del PP pueda suponer el triunfo de su Némesis, porque populista también lo es un rato. Por no hablar de su entrega (junto al PSOE) digna de Nobel a la promoción y ejercicio de todas las formas de delincuencia posibles.
Sin embargo, que no gobierne Podemos ha supuesto un alivio mayor del que imaginaba a priori. Más que nada por las reacciones tortuosas y salvajes a su gatillazo. Primero se impuso con estrépito la demonización, en ocasiones aderezada con el apremio holocáustico, de la tercera edad de este país, que vota mayoritariamente a PP y PSOE. Luego, el delirio del pucherazo, tesis en la que encontramos los ingredientes más extravagantes que demuestran un desconocimiento olímpico de cómo funciona en España el sistema electoral. De hecho, es de las cosas más eficientes y rápidas que tenemos.
Luego está lo de Echenique. De inicio, en su condición de científico, era de los pocos que en Podemos criticaba las magufadas new age de sus bases. Pero desde que fue elegido a dedo (los círculos estaban de vacaciones) por Iglesias para ser su mano derecha está haciendo serias oposiciones a la pureza decapitadora de un Robespierre contemporáneo, con esa fatwa a las “malas hierbas” del corral morado que resulta bastante poco amorosa.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails