lunes, 16 de septiembre de 2013

PERDER EL 'SENY'


                                    (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

Ya en el pasado se detectaba una manifiesta autocomplacencia en las continuas apelaciones del catalanismo al 'seny'. Era un síntoma de la pretensión de superioridad moral que convertía al resto de españoles en una especie algo menos evolucionada. El mantra del seny siempre salía a colación para caracterizar la supuesta diferencia del 'oasis catalán'. Al margen de lo que se piense sobre el catalanismo, lo que parece claro es que no es el seny precisamente lo que está guiando el camino del independentismo, pues la vía catalana se está haciendo desde el sentimentalismo, a partir de una fiebre identitaria que pugna por la homogeneización de la sociedad. El criterio económico, el famoso 'España nos roba', no es más que una excusa (además, discutible); lo decisivo es el instinto tribal que late por debajo.
Después de varias Diadas entregadas al callejero exhibicionismo emocional, el independentismo se encamina hacia la catarsis colectiva del entusiasmo que anhela unanimidades. ¿Realmente bastan manifestaciones de estas características para ganarse la legitimidad? ¿No sería más lógico mantenerla alejada de exhibiciones de masas y hacerla residir en la objetividad y coherencia de la argumentación? En este caso, como flaquea lo segundo, se prioriza lo primero. Pero el número no siempre es fuente de justicia; si una mayoría aplastante de españoles defendiera la pena de muerte, su enorme cantidad no les daría automáticamente la razón. No se trata de ignorar o condenar el independentismo, pero una cosa es desoírlo y otra muy diferente concederle el monopolio de la razón política y aceptar sus maximalismos como la opción más justa.
El sujeto de decisión es el que fija la legalidad: la ciudadanía española al completo. Por eso un referendum no podría escenificarse como una decisión unilateral de sólo una parte de esa ciudadanía. No digo que la posibilidad de una escisión sea de por sí inaceptable, pero hay que justificarla con más argumentos que los que se han puesto sobre la mesa. Y con mayor ecuanimidad, porque ¿una Cataluña independiente dejaría que Tarragona, por x motivos, exigiera un referendum propio para separarse del nuevo Estado? Si se aprueba que una región puede decidir sola, al margen del total de la ciudadanía estatal, también debería decirse que sí en este caso. Pero seguramente la respuesta sería un no, víctima de una doble vara de medir: España es separable, Cataluña intocable. Más allá de ideologías o identidades, se trata de un asunto de principios: si algo (abrir las puertas cuando una parte lo decida) existe de iure, es cuestión de tiempo que de facto vaya a utilizarse sin medida. Es lo que tiene el libre ejercicio de la voluntad unilateral.

6 comentarios:

Sonja dijo...

Pues dan ganas de votar que se independicen, de verdad te lo digo, qué descansados nos quedaríamos...claro que serían capaces de reclamar las Baleares, como si lo viera.

Claro que aquí también están todos perdiendo el juicio, y noticias como esta resultan extrañamente irónicas.

Sonja dijo...

Vaya no se ve el enlace, noticias como esta:
http://www.que.es/ultimas-noticias/sucesos/201309181255-estalla-bomba-guerra-civil-teruel-cont.html

Johannes A. Von Horrach dijo...

Hola Sonja. La verdad es que sí, es muy cansino este tema, no se acaba nunca. Anoche hablaba con un amigo que ni con cesiones del tipo 'concierto económico' dejarían de bramar, e incluso con la independencia, porque si la cosa sale mal seguirían culpando a España de todo, por no hablar de lo que comenta usted: que tal vez ambicionaran Baleares y otros territorios.

abrazos

Anónimo dijo...

Con tanta independencia se nos olvida que que es la gente normal la que se lo plantea, no los poderosos, que estan tan asustados que intentan ponerese delante de la pancarta o la bandera, con la estrellita de la inteligencia o independencia que mas da.....
http://carlesrutiafaura.wordpress.com/2013/05/15/loportunitat-de-la-independencia/

Ferran dijo...

Si, "seny", pero te olvidas de la "rauxa" . Es bonito ver que tenéis miedo de que podamos quitaros hasta las baleares...

Johannes A. Von Horrach dijo...

Ferran, bienvenido al blog. Hombre, 'miedo', lo que se dice miedo, pues la verdad es que no demasiado. Si hasta les va a costar quitarle Cataluña a España...

saludos

Related Posts with Thumbnails