martes, 14 de mayo de 2013

MI CASA


Éste que ven es el futuro hogar del doctor Von Horrach. Con vistas a la Serra de Tramuntana. Silencioso y con buena compañía.

Se trata de la tumba familiar en el cementerio de Palma de mi abuela paterna, madò Jaumeta Pou Vadell, que acogerá mis restos calcinados cuando toque.

3 comentarios:

Sonja dijo...

Pues qué suerte, a mi me espera un mausoleo, ahí no hay solarium.

Aunque parece mucho más semejante a una casa que eso el último pensamiento que nos ocupará. No parece ser un tema muy candente pero en fin ¿qué es exactamente lo último que ve un vivo? dudo que el mundo cotidiano tenga la misma significación en ese instante que en cualquier otro, o sí, quien sabe. Es posible que ese sea el único momento en que la certeza de estar vivo golpée con toda su fuerza, siempre demasiado tarde.

Johannes A. Von Horrach dijo...

Hola de nuevo, Sonja.

Vaya, pues yo prefiero lo suyo, el mausoleo, no me gusta tomar el sol (afortunadamente estaré resguardado en mi hurna último modelo).

¿Lo último que ve un vivo? En el documental sobre los supervivientes de la tragedia de los Andes (los de 'Viven'), aquellos que sobreviven a un alud de nieve hablan del torbellino de imágenes de la propia vida sucediéndose vertiginosamente y, finalmente, una luz potente y acogedora, hacia la que deseaban entregarse. Y allí iban... hasta que sus compañeros les quitaron el ataúd de nieve que los cubría.

Sonja dijo...

Sí bueno, el libro de Raymond Moody de "Vida después de la muerte" que tuvo tanto éxito en los setenta habla de todo eso, claro que queda la duda de si es un efecto de la ausencia de oxígeno en el cerebro, yo me refería más al último pensamiento consciente.

(No se, no se, lo de la urna no me convence, habría que pensar en la crionización, tal vez en el futuro pueda instalarse en una acogedora USB :-)

Related Posts with Thumbnails