miércoles, 24 de septiembre de 2008

LA FAMILIA CRUMB


Crumb (1994), Terry Zwigoff

"Las familias felices son todas iguales; las familias infelices lo son cada una a su manera".


Siempre he estado de acuerdo con la célebre frase que da comienzo al Ana Karenina de Leon Tolstoi. Las familias infelices son más auténticas que las felices, primero porque dudo mucho que las felices existan realmente, y segundo porque en el fracaso de las primeras hay algo más verdadero que permite vislumbrar unas profundidades humanas que en el primer caso permanecen veladas. Como señala un pasaje del Talmud: el hombre es como las aceitunas, pues sólo da lo mejor de sí mismo cuando se lo tritura (creo recordar que es más o menos así). Si cambiamos 'lo mejor' por 'lo más interesante' suscribo al cien por cien la cita...

(artículo completo en el NICKJOURNAL)

5 comentarios:

Gregorio Luri dijo...

La aspiración a la felicidad tiene algo de plebeyo.

Horrach dijo...

Ya estoy de vuelta de las Pitiuses.

Gregorio, estoy de acuerdo: pretender alcanzar ese ideal que hoy adoramos, la Felicidad, indica pocas cosas positivas sobre sus fieles. A determinadas edades, es decir, en las precoces, tiene cierto sentido, pero más adelante ya es más discutible la cosa.

shalom

gin-ctonic dijo...

La verdad Horrach, no he terminado de ver el interesante documental que ha colgado. La autocomplacencia de Crumb estomaga; es penoso ver cono disfruta de su papel de estrella del underground y de familia disfuncional, por no hablar de su discursito tramposo e impostado. Qué le vamos hacer, ya no somos adolescentes para tragarnos este tipo de rollos.

Saludos

Horrach dijo...

Hombre, Gin, yo no veo que Crumb sea tan criticable. No me parece que lo de su familia 'disfuncional' sea una pose, ni mucho menos.

shalom

Ml dijo...

En estos momentos nos sentimos triturados como sociedad.

Related Posts with Thumbnails