lunes, 9 de junio de 2008

SESENTA AÑOS DE EXISTENCIA DEL ESTADO DE ISRAEL


El pasado día 14 de mayo se cumplieron 60 años desde que el Estado de Israel se puso en marcha. La declaración de independencia, formulada por el primer ministro David Ben Gurión, se basaba en el ‘Plan de partición de Palestina’ aprobado por la Asamblea General de la ONU un año antes, que dividía los territorios palestinos (administrados hasta ese momento por el Reino Unido) en dos estados vecinos, uno judío y el otro árabe. Los árabes, sin embargo, no fundaron ningún estado, dado que no aceptaron la resolución de la ONU; los movía más el rechazo al estado judío que la idea de fundar un estado palestino propio. La independencia israelí, formulada el 14 de mayo sólo de iure, se consolidó de facto tras la guerra que lo enfrentó a diferentes países árabes-musulmanes (Jordania, Líbano, Egipto, Siria, etc.), una guerra planteada por estos en términos de exterminio, aunque el resultado fuera otro...

(artículo completo en la revista KILIEDRO)

18 comentarios:

Un solitario con pipa y copa de coñac dijo...

Es interesante el tema de Israel a lo largo de toda su historia... Desde las cruzadas que se hicieron en Jerusalen, hasta la actual situación que viven con Palestina...

Existe unlibro, bastante bueno, que trata este tema de manera excepcional. LA LIMPIEZA ETNICA DE PALESTINA, de Ilan Pappé.

¿Hasta qué punto pueden convivir ambas culturas? ¿Qué situación es la que reclaman los judíos en el mundo?

Uff... Es un tema taaaan extenso y taaaan comlejo... Pero eso sí, interesantísimo como poco...

Jarttita. dijo...

No estoy muy de acuerdo con su artículo, Maese Horrach:

Es cierto que atendiendo a los elementos básicos de La Teoría Política que definen un Estado ( población, territorio, poder) Israel ha hecho un "esfuerzo" por definirse como tal mientras que Palestina no. Palestina no ha tenido esbozos, hasta muy recientemente, de una cierta organización estatal, acreedora de derechos y obligaciones. Por otro lado no me parece injusta su visión , si no angelical sí modélica, de Israel.

Israel siempre ha sido un estado con cierta tendencia belicista, desde su misma creacción,debido probablemente a sus necesidades vitales, pero así ha sido. Que ha implantado un terrorismo estatal (puede que defensivo) no creo que sea discutible. Así ha sido siempre. También creo que la diferencia religiosa que señala no es tal, cristiana y musulman, sino que se reduce más a términos de inferencia occidental-oriental. Si equipara Occidente a Cristiandad estaría de acuerdo, pero vaya por delante la advertencia de que muchos estados árabes son más influenciables por Occidente que los mismos árabes. Ya puestos, yo no sé si Palestina es mucho más pro-USA (o al revés) que el mismo Israel.

Por último, la principal necesidad de ocupación de algunas zonas estratégicas como las franjas es la búsqueda de agua y acceso a las necesidades defensivas y económicas ( petróleo, etc).

En resumen, que estoy de acuerdo con la idea de Israel como estado con voluntad de tal mientras que Palestina no. O no del todo.Pero los dos me parecen igual de terroristas, y no me parece que sea cierto lo de la demonización del judaísmo. Es un tema complejo...

Jarttita. dijo...

( me parece injusta su visión, decía; se me ha escapado un NO).

El Pez Martillo dijo...

A mi lo que me ocurre con este tema es que no sé de quién fiarme, porque está tan ideologizado, que la sombra de mi sospecha siempre lo sobrevuela, vengan los datos del lado que vengan.

Horrach dijo...

Buenas noches a todos. Creo que este tema va a dar para un debate interesante.

Solitario, no he leído directamente a Pappé, pero sí a Benny Morris y a Avi Shlaim, y se trata, como digo en el artículo, de autores israelíes que critican durísimamente a Israel (con algunos excesos, dicho sea de paso). ¿Existen autores palestinos que critiquen, de esta manera tan severa, a su bando? No los conozco.

Amigo Pez, precisamente porque estaba cansado de no entender de qué iba este problema, me puse a leer por mi cuenta sobre él allá por 1999. Mis posiciones las construí a partir de esas lecturas.

Jart, me alegro que entre usted al trapo, ya sabe, por la polémica, pero en realidad no se ha centrado directamente en el artículo de Kiliedro. Lo que yo digo allí, y trato de exponer, es la manipulación asimétrica a la que se somete este conflicto. Los casos a los que hago referencia creo que son difícilmente criticables. Por lo demás, dice usted que Israel "siempre ha sido un estado con cierta tendencia belicista", otorgándole en exclusiva la responsabilidad de ese hecho, cosa que me parece muy discutible. Parece como si los belicistas judíos hubieran llegado a una región pacífica, que se ha convertido en una foco de violencia por su culpa (parte de responsabilidad tienen, claro, pero ni mucho menos de forma exclusiva). Israel lo que es el la democracia más odiada y, sobre todo, atacada del mundo en el siglo XX. Eso es un hecho. Israel ha sido atacada, de una o de otra forma, por nada menos que 11 países árabes (la mayoría de estados musulmanes la tienen como chivo expiatorio), y acusarle de belicismo intrínseco es un poco discutible, porque en cierta forma no le ha quedado más remedio. Acusarle de belicista es como decir que un coche determinado de la Fórmula 1 tiene una desaforada tendencia hacia la velocidad. El contexto de Israel no es el de España, eso hay que tenerlo claro.

Al final dice que no ve claro lo de la demonización del judaísmo. Pues, hija mía, pocas cosas se han dado de forma más descarada a lo largo de la historia. La judeofobia dura ya muchos siglos, aunque se vaya reformulando de diferente manera. Considero que esa fobia es la que, en el fondo, determina la manipulación citada.

saludos a todos

Jarttita. dijo...

Pues me temo que no, hijo mío. Usted tiende a la misma subjetividad que critica en el tema, pero del lado contrario. Israel no es un " estado modosito" como usted lo plantea, es lo que es. Y tan terrorista como lo es Palestina, y con similares amigos.

Y me temo que en las opiniones no hay objetividad. Yo estoy más con Pez.

Y por cierto, yo sí recuerdo manifestaciones a favor de los kurdos ( tema que, junto a este de la cuestión planteada me tocó conocer a fondo, profesionalmente). Otra cosa es que no sirviesen para nada.

Horrach dijo...

Pues no sé donde he dicho que Israel sea un estado 'modosito', me sorprende usted, Jart. Si se fija bien, al final de la disección digo que no se trata de angelizar a Israel, sino de criticar la demonización a la que ha sido sometido. Si usted ya dice que esa demonización no es tal, pues apaga y vámonos. ¿Es que usted no lee la prensa española? Israel no es modosito, pero sí mínimamente democrático, no como lo que gestiona Hamas en Gaza, por no hablar de los países árabes-musulmanes que rodean a Israel. Comparado con Alemania, Israel no es un estado defendible, pero, claro, la situación y contexto de Alemania no es la de Israel, ni por asomo (¿cómo piensa que se comportaría Alemania si sus vecinos fueran los de Israel?). Ahora bien, comparado con sus vecinos reales, Siria, Jordania, etc, Israel es lo más presentable de la zona. El menos malo si quiere, pero el único de la zona en el que me resignaría a vivir (entre otras cosas porque en los demás no existe la idea de ciudadanía).

Objetividades, opiniones: ¿le parece que son opiniones lo que cuento del caso Al Dura, o de la guerra del Líbano, etc? Que la muerte del niño Al Dura fue una manipulación escandalosa no es mi opinión, sino un hecho comprobado. Yo puedo tener mi postura subjetiva sobre el tema (si soy más visceral, en cuanto a las maneras, en este tema que en otros es por el cabreo que me provoca la manipulación reinante), ahora bien, eso no quiere decir que yo haya mentido o manipulado en esta disección sobre el tema. Comparar lo que yo he dicho con las mentiras de la prensa española me parece muy injusto por su parte, Jart, muy feo. Dígamer donde he mentido y no me saque frases en mi contra que yo no he escrito ("modosito").

Kurdos: puede haber gente que defienda a los kurdos y a los chechenos, la clave es otra, la mediática, la que le da eco o no a esas reivindicaciones. Por tanto, ¿mediáticamente se le dio la misma cobertura que a las manifestaciones propalestinas? No.

saludos

Lole dijo...

Buenas. En líneas generales reconozco que estoy de acuerdo con su enfoque. Los hechos no suelen ser nunca ni blanco ni negro. En cuanto se indaga un poco se encuentras muchos clarooscuros, muchos matices. La realidad no suele ser tan sencilla y esquemática. Qué fácil es afirmar que A es el bueno y B el malo.
Los medios de comunicación demasiado a menudo se dejan tentar por la simplicidad y el maniqueísmo.
Por eso cada vez veo menos los telediarios.
Menos mal que nos queda Internet para poner los puntos sobre las íes.

No obstante, a Israel como país que se dice democrático, se le debe juzgar con un rasero más exigente que a sus vecinos. Obviamente, como democrático y respetuoso de los derechos humanos, se debe esperar una mayor altura de miras, para poder constituirse como modelo ante los salvajes de sus vecinos, y no caer en la tentación de "el fin justifica los medios", o del "ojo por ojo", que muchas veces no hacen sino radicalizar un conflicto que ya dura demasiado.

Para finalizar, permítame que me desvíe sustancialmente del tema con dos interesantes enlaces relacionados con Israel, que si bien no se refieren del tema en cuestión, cuestionan sus orígenes y leyendas.

http://www.historiadelahumanidad.com/2008/06/shlomo-sand-el-pueblo-judo-es-una.html

http://blogs.elcorreodigital.com/magonia/2004/11/20/los-cascotes-la-biblia

Saludos

Horrach dijo...

Hola de nuevo, Lole.

De acuerdo con su primer párrafo. Aunque yo, con el tiempo, simpatizo más con Israel que con los palestinos, no soy ningún incondicional. No aplaudiré a Israel haga lo que haga, ni mucho menos. De hecho, si yo fuera judío no viviría en Israel, pues creo más en la figura del judío de la diápora que en el sabra (aunque, al mismo tiempo, defiendo la existencia de ese estado y que muchos judíos del mundo deseen ir a vivir allí).

Por lo demás, no estoy seguro de que a una democracia deba exigírsele más que a una dictadura, porque podría implicar consecuencias negativas. Es decir, es cierto que a una democarcia hay que marcarla de cerca, porque su condición democrática es algo que se debe ejercer día a día, y no reducirse a una pegatina que sirva para legitimar cualquier cosa. Pero la parte negativa del razonamiento nos podría conducir a una cierta tolerancia con las dictaduras. Es decir, que como no son democracias, no se les puede exigir nada. Eso las dejaría fuera decualquier esfera de moral política, y no me parece bien. A los estados hay que tratarlos a todos por igual.

saludos

Lole dijo...

Por supuesto me he debido explicar mal.
De tolerancia con las dictaduras, nada, desde luego.
Voy a hacer una analogía, que como suele suceder, no es perfecta: a los líderes religiosos y a la policía se le suele exigir una altura moral superior a la media, y así, constituir referente.
Igual con las democracias. Si éstas se prestan a prácticas imperialistas, violan soberanías, depredan recursos ajenos, se pasan los derechos humanos por el forro cuando les apetece, etc (y no estoy aludiendo específicamente a Israel), ¿cómo van a esperar comprensión de los habitantes de los países agredidos (sean o no dictaduras)? No, lo que se consigue es una respuesta más violenta, los fanáticos encuentran terreno abonado para atraer adeptos. En suma, se desprestigian los valores democráticos. Se cuestiona la democracia como un referente moral y político.

Saludos

Agreg dijo...

Que lamentable que en estas cuestiones relevantes a la geopolítica fundacional del sionismo/judaísmo como cualquier otro tema se hagan siempre conjeturas rascantes sobre la roncha que deja el mosquito y no cuando este comienza a pinchar para chupar sangre. Umm…, habría que darle una miradita a Edward Said y su extensa publicación desde el lente de los Estudios Culturales y Orientalismo.
Saludos

ximo brotons dijo...

fue muy divertida la imagen de Avram Grant la noche que el Chelsea se clasificó por primera vez para la final de la Copa de Europa. ¿la vio? estuve en navidades en Stamford Bridge, deseándoles que tuvieran esa noche.

sobre Israel, ya debatiré otro día.

koolauleproso dijo...

Tu pareces estar mucho más versado sobre judaismo que yo, pero sobre el secular conflicto árabe-israelí, yo tengo las ideas bastante claras: su origen está en el cáncer de la intolerancia religiosa, que afecta por igual a judíos, musulmanes y cristianos. Marx (otro judío, por cierto) ha sido bastante superado en la mayoría de sus teorías, pero aquel axioma suyo de "la religión es el opio del pueblo" está plenamente vigente y, en este caso en concreto, es de pertinentísima aplicación. El totalitarismo y la intolerancia que lleva consigo esta lacra de irracionalidad ha tenido como consecuencia este absurdo y encarnizado enfrentamiento entre dos pueblos que sólo se diferencian en la religión.
Por otro lado, discrepo, o matizo sobre tus opiniones sobre la democracia en esa torturada región: Israel no es la única democracia en esos lares: recordemos que Hamas ganó de forma abrumadora, creo que gracias a la equivocada política del propio Israel y de occidente, en general, unas elecciones unanimemente reconocidas como limpias y ejemplares (auténtica excepción en el mundo árabe, eso si). Ocurre que cuando no nos gustan los resultados de las urnas, todos somos poco respetuosos con la democracia que tanto alardeamos de propagar por el mundo.
A mi son dos pueblos que me caen simpáticos, y no comprendo cómo los judíos, que sufrieron tantas atrocidades a lo largo de la historia, cuando a causa las consecuencias de la segunda guerra mundial se vieron, por primera vez, en una posición de poder, en vez de "aprender la lección", optaron por aplicar el mismo sufrimiento que ellos habían padecido a otro pueblo que ahora era más débil, y que no había tenido nada que veren el secular maltrato que la "civilización" cristiana les había inflingido

Horrach dijo...

Hola a todos.

Lole, la entiendo. La democracia debe dar ejemplo. Lo que me jode es ver que dictaduras, como Siria, Rusia, China o Irán, den lecciones de 'democracia' a las verdaderas democracias en la ONU. Pero de acuerdo con su razonamiento.

Agregado, he leído a Said, y no es de mis autores favoritos. Aunque muchas veces es interesante, e incluso brillante, sus tesis más agresivas (que suelen ser las que menos razona) no me parecen las más brillantes.

Ximo, aunque me he descolgado del fungol, vi la imagen de Avram Grant. La verdad es que el personaje no me cae demasiado bien, en lo profesional; lo tengo por un mediocre (un Del Bosque) que se encontró con algo ya trabajado por Mourinho, y que gracias a su amiguismo con Abramovich (ahora ya no) se vio súbitamente en uno de los banquillos más importantes del mundo. Al menosa del Bosque le salió mejor la cosa.

Koolau, no estoy seguro de que en esta cuestión sólo la religión lo explique todo. Vale que desde hace unas décadas la población israelí se encuentra muy apegada, si no a la religión, sí a ciertos mitos religiosos, pero eso no siempre ha sido así. Piense que el sionismo no es explícitamente religioso, y que incluso hay muchos ortodoxos de pasaporte israelí que abominan del estado de Israel, porque, según ellos, supone una afrenta a la religión judía (ya sabe, porque ellos esperan un Israel 'celestial').

Hamas ganó las elecciones, ok, pero eso no garantiza que su régimen sea democrático. Hay muchos más elementos en juego (libertades civiles, políticas, etc), y en esos Hamas no evidencia que sea un gobierno democrático. Volvemos al ejemplo de siempre: Hitler ganó elecciones, pero eso únicamente no otorga la credencial democrática, si no va acompañado de lo señalado antes. También hay elecciones, aunque restringidas, en otros países árabes-musulmanes, y de democracia no hay apenas signo alguno.

saludos

Lole dijo...

Bueno, pero Koolau en parte tiene razón porque, si bien como usted bien afirma, gobiernos como el de Hamas son democráticos entre comillas, también es verdad que a veces las democracias occidentales los boicotean antes de que empiecen a ejercer funciones (democráticas o no), llegándose incluso a apoyar golpes de estado de militares por preferirse sus consiguientes dictaduras. Lo irónico es que esas victorias en urnas de entidades tipo Hamas son en parte una reacción popular a las barbaridades perpetradas por gobiernos que se dicen democráticos y defensores de las libertades.
Al final de todo, más que problemas de corte religioso, lo que subyacen son intereses económicos.

Un detalle: Hitler nunca ganó en las urnas limpiamente. Llegó al gobierno siendo la segunda fuerza más votada, apoyándose en parte en la violencia de las S.A.
Una vez en el gobierno sí arrasó en las siguiente elecciones, pero para entonces la población ya no era libre para votar en contra. Sus rivales políticos habían sido eliminados. Dachau funcionaba a todo trapo.

Saludos

Horrach dijo...

Sobre lo primero: lo que no entiendo es que se exija a Israel negociar con Hamas, cuando esta organización ni siquiera reconoce la existencia del estado israelí. Creo que no tiene sentido. Israel comenzó a negociar con la ANP cuando ésta reconoció, aunque con ciertas reticencias, la legitimidad de Israel.

Lo segundo: mujer, pero Hamas tampoco las ha ganado sin utilizar la violencia. Hamas se ha ido imponiendo en Palestina por dos motivos: las ayudas que destina a los palestinos con problemas económicos (ayuda suministrada por Irán y Siria), y por la violencia ejercida contra israelíes y también contra palestinos (recordemos, como digo en el artículo, que cientos de palestinos han sido asesinados por palestinos, y en eso Hamas ha sido de los que más se ha significado). ¿Ha sido libre la población palestina en las elecciones en las que ha participado? Sin libertad de expresión ni de prensa, con restricciones civiles, etc., yo digo que no. Hamas se ha ido imponiendo por la violencia, la coacción, el paternalismo, etc. Es decir, nada que pueda engañarnos sobre su presunta condición democrática.

saludos

Lole dijo...

Hasta ahora he hablado en general.
Acerca de Hamas no tengo nada positivo que decir.
De las circunstancias en Hamas gana las eleeciones, parte de la responsabilidad recae precisamente en Israel, que con sus respuestas desproporcionadas no hace sino exhacerbar los ánimos en la población palestina.
También tengo que decir que la naturaleza del gobierno de Hamas (por llamarlo de alguna forma) no da patente de corso al gobierno israelí para hacer lo que le venga en gana.

Horrach dijo...

El argumento de la responsabilidad de Israel por la radicalización de Hamas (que tampoco creo que se hayan radicalizado, porque en 1996 ya eran unos bestias de cuidado) es reversible, es decir, que también se le podría endosar la culpa a Hamas o a otros grupos del mismo estilo de la radicalización de la sociedad israelí. Son fenómenos que se alimentan mutuamente.

Lo segundo: claro, el gobierno israelí no puede hacer lo que quiera, en cuanto a ataques (tengo la sospecha de que le interesa que Hamas siga en el gobierno palestino), pero, como dije el otro día, no se les puede obligar a negociar con ellos mientras no acepten la legitimidad del estado de Israel.

saludos (y conste que le agradezco su participación en el debate, Lole)

Related Posts with Thumbnails