lunes, 24 de noviembre de 2014

RETORNO AL PASADO


 (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

       No era precisamente un secreto, pero ha sido curioso que los medios de comunicación que llevan todo un año cortejando a Pablo Iglesias tardaran tanto en recordarle sus altisonantes declaraciones en favor del chavismo. Hemos tenido que esperar a que los dirigentes de Podemos decidan arrinconar su ideología primigenia, con el fin de alcanzar la centralidad ideológica necesaria para ganar unas elecciones, para que La Sexta les recuerde de dónde vienen y a qué responden. La tarea arqueológica es muy asequible, pues las evidencias son numerosas en internet, especialmente en Youtube. Hasta que intuyó la posibilidad de convertirse en un prócer de masas, Iglesias no tuvo en cuenta que determinadas apuestas no eran las más adecuadas para captar la confianza de la mayoría.
Este retorno al pasado me interesa, más que nada por lo que ha costado trazarlo en los medios de masas. Pero la verdad es que también tiene un punto perturbador, en la medida en que me afecta personalmente. Quiero decir que el hecho de ser el candidato de UPyD al Parlament de las Baleares me ha hecho preocuparme por mi pasado. Hay gente, como Aznar, Zapatero o el pequeño Nicolás, que nacieron con el deseo del poder entre ceja y ceja, pero a mí nunca se me pasó por la cabeza aspirar, más humildemente, a ser diputado en la sala donde nuestros parlamentarios, parafraseando a Lubitsch, hacen con la política más o menos lo mismo que perpetraba Hitler con Polonia. A mí no me sucede lo mismo que a Iglesias, pues no tengo ninguna ideología inconveniente que ocultar. Tampoco delitos o multas de tráfico sin pagar. Pero, claro, cuando alguien pasa a representar a otras personas, numerosas y diferentes entre sí, ya no puede ser él mismo. O no del todo. No se trata de mentir, obviamente, pero sí de reconfigurarse en un perfil medio que no personalice demasiado y sea mínimamente representativo. Y eso entendido en varios sentidos, como sería la forma de vestir, cómo se habla, las aficiones que se exhiben o no, etc. Ese es el patrón, la tendencia marcada que progresa hacia la robotización del homo politicus. Luego se puede seguir o no. Creo que yo no lo voy a hacer.

jueves, 20 de noviembre de 2014

4º DEBATE EN CANAL 4

        Anoche participé en mi cuarto debate del programa Tot4, de la cadena autonómica privada Canal 4. Junto a Joan Martorell, Fina santiago y Aina Díez hablamos del 9N, las primarias de Més y las televisiones públicas.

lunes, 17 de noviembre de 2014

BYE BYE, NOVEMBER


  (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

Si damos por bueno el fatigado cliché de que ya nada es como antes, cabe añadir que incluso el maravilloso mes de noviembre ha sucumbido a la vorágine caótica y decadente. Comentaba en estas páginas, hace justo un año, que un servidor vive la llegada de noviembre como una conquista de la civilización en la que el multitudinario tráfago veraniego, asociado al descontrol adrenalítico de la luz y el ruido, se viene abajo en un sosegado y epifánico acto de claudicación. Noviembre es el mes de los melancólicos y de aquellos que no necesitan excesivos estímulos externos para sentirse vivos y hacer cosas. Por eso noviembre siempre ha sido aquel remanso de paz, enclavado entre el verano (infinito e insoportable este año) y la frenética Navidad, que alivia y abre espacios a la reflexividad y, sobre todo, al respeto al otro. Siempre lo digo: si este mes durara, en vez de 30, unos 50 o 60 días, nuestra especie daría un salto cualitativo histórico.
Sin embargo, ahora los noviembres ya no son lo que eran. Se han vuelto locos. Nos los han vestido de lagarterana para representar un papel que no era el suyo. Si incluso se escenifican operas bufas como esa obra colectiva conocida como 9N, exhibición de lo tribal en la época más señorial del año. De periodos de calma y beatitud han pasado a convertirse, incluso en mi vida personal, en momentos de convulsión. Ya lo que no me suceda en noviembre (en estos noviembres de nuevo cuño), no me sucederá en ninguna otra época, por pura imposibilidad estadística y de verosimilitud.
A nivel de meteorología, por ejemplo, los casos esquizoides de cambios bruscos se producían al inicio del otoño, principalmente en octubre. Pero ahora ya alcanzan a mi querido noviembre, mes en el que podemos sufrir temperaturas más propias del verano para, al día siguiente (¡o en la misma jornada!), sumirnos en la furia invernal con caídas de más de 10 grados de temperatura y lluvias monzónicas. La última inundó mi casa esta semana, y creo que de la tarea hercúlea de achicar más agua que de la cuenca del Nilo tardaré en recuperarme lo que queda de mes, como mínimo.

lunes, 10 de noviembre de 2014

ORWELL EN CATALUÑA

       
                                    (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

        El gran George Orwell, conocido universalmente por ser el autor de 1984, la novela sobre el totalitarismo, estuvo en Cataluña durante la Guerra Civil, participando en los combates junto a las milicias anarquistas del POUM. Herido en el frente de Aragón, tuvo que ser tratado en Barcelona, asistiendo al enfrentamiento intestino entre comunistas y anarquistas que se resolvió con el dominio aplastante de los primeros. A posteriori escribió Orwell un valiosísimo libro sobre su testimonio, Homenaje a Cataluña, que estuvo a punto de ser adaptado a la gran pantalla nada menos que por Stanley Kubrick. Parecía que el paso de Orwell por tierras catalanas no había dejado una gran huella (el citado libro sigue siendo escasamente recordado), pero resulta que el proceso independentista lo ha vuelto a poner de actualidad, con la sensación de que en realidad dejó un mayor arraigo del esperado. Eso es así cuando se leen carteles promovidos por la ANC referidos al esperpento del 9N perpetrado ayer. Allí una podía encontrarse un caso ejemplar del doble pensar orwelliano: se apremia a los ciudadanos a no dejar que otros decidan por ellos, para acabar exigiéndoles una papeleta de voto con las casillas marcadas en el sentido que interesa a Mas y Junqueras. No estamos obviamente ante un caso aislado, aunque las limitaciones espaciales de esta columna impiden reseñarlos todos.
        Lo que nos ha deparado el 9N evidencia de nuevo la paradoja inherente al proceso identitario en Cataluña: cuanto más se señalan las diferencias con el resto de españoles, más se anulan. Porque así se van acercando los independentistas a la España negra por todos conocida, aquella que dejó un prestigio imborrable en toda Europa. El culto de lo esperpéntico, de lo grotesco, de las maneras cuarteleras, de la paranoia enfermiza, no hacen más que evidenciarnos que los descendientes más directos de esa España antigua, aunque hayan cambiado una patria por otra, siguen manejándose de idéntica manera.
        El azar quiso que la mañana del sábado me encontrara en Ibiza. Aproveché la circunstancia para leer el comunicado de la plataforma Libres e Iguales contra el 9N, rodeado de militantes de UPyD, partido que en Baleares ha suscrito esta iniciativa liderada por intelectuales como Trapiello, Pericay o Santiago González.

domingo, 9 de noviembre de 2014

3er DEBATE EN CANAL 4


        Tercer debate en el programa Tot4 de Canal 4, el pasado jueves. Hablando sobre el 9N, los recortes sanitarios, la Infanta y el Consell de Mallorca.
Related Posts with Thumbnails