viernes, 19 de diciembre de 2014

5º DEBATE EN CANAL 4

        
        Antes de que se me pase, y dado que hoy regreso al plató, cuelgo el video de mi intervención en el debate del programa Tot 4 (de Canal 4), el viernes 5 de diciembre. Me acompañó un trío de Miquels: Miquel Ensenyat (Més), Miquel Adrover (Diario Mallorca) y Margalida Miquel (ERC).

lunes, 15 de diciembre de 2014

DAIXONEM


 (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

        Los españoles tenemos históricamente fama de recios y de ser gente confiable que posee firmes principios, incluso demasiado firmes. Pero eso es cosa del pasado, porque en las últimas décadas si nos caracterizamos por algo es por la volubilidad de creencias y la falta de convicciones. El chaqueterismo es la ideología mayoritaria entre nosotros, hasta el punto de que español y converso son casi sinónimos. No es por otra cosa que funcionan tan bien experimentos como el de Pablo Iglesias, sobre todo en esta última fase del mismo en la que se intenta travestir su evidentísima ideología de inicio con la aureola centrista que permita asaltar si no los cielos al menos la Moncloa.
Así que gratis et amore ofrezco desde aquí a los podemistas isleños un nombre para bautizar con fidelidad extrema su proyecto: nada de Podem o Guanyem, sino Daixonem. Para los no iniciados en los arcanos de la idiosincrasia mallorquina (ja te diré coses, fora problemes, tira tira, etc.), el verbo daixonar es la piedra estructural de esta forma fascinantemente confusa de ver el mundo, porque viene a significarlo todo y nada a la vez. El colmo de la sutileza vaporosa llega cuando combinamos la forma verbal con su sustantivo, “daixonem es daixò”. Creo que nada más adecuado para el camino ambiguo de los apóstoles de Iglesias que bautizarse en Mallorca de esta manera, sintetizando con el lema “daixonem sa dallona” su completo programa electoral.
No es para caer en derrotismos autocomplacientes (tan españoles, por otra parte), pero hay que reconocer que vivimos en un país chocante. ¿Conocen ustedes muchos países o empresas privadas donde un Secretario de Estado cobre más que su jefe, el Ministro del ramo? ¿O que el Presidente del Gobierno, el hombre con más responsabilidades políticas del país, tenga a 264 cargos administrativos por delante con mayores ingresos? Es curioso, pero cuanto más te alejas de la primera línea, mejor sueldo. Ideal para un país de lobbistas opacos, agentes, asesores, muñidores en la sombra, etc. Como también es ideal para esta gente que no tengamos constancia, ni con la reciente (y más que estéril) Ley de Transparencia, de las visitas que recibe en Moncloa el señor Rajoy. Hay que daixonarlo todo.

lunes, 8 de diciembre de 2014

BANKIARIZACIÓN


(artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

Los países menos consolidados acostumbran a ser aquellos que viven sumidos en la bipolaridad. En España el ejemplo maníaco-depresivo más sintomático se refiere al sistema financiero, porque hemos tenido estos años a la vez los mejores y peores bancos de Europa. Hay que recordar que si la banca más solvente del viejo continente ha sido la privada española, también la del fondo de la clasificación queda en suelo patrio, pues responde a nuestras antiguas cajas de ahorros, instituciones dirigidas por la partitocracia con ineficacia absoluta y rapiña descontrolada. Bankia ha sido el exponente máximo de esta mediocrecracia legitimada por su aparente servicio público. Si en algo los ciudadanos españoles han sido unos ingenuos es en creerse que el control político de las cajas los beneficiaba a ellos y no a los partidos. Lo mismo sucede con la proliferación exagerada de municipios.
Lo acaecido con Bankia esta pasada semana, penúltimo episodio del saqueo y fraude que ha caracterizado a nuestra clase política, no debería ya sorprender a nadie. Pero, como siempre que nos quedamos en la síntesis general se elude de alguna forma la gravedad humana del problema, es preciso profundizar en los casos particulares para ponerle cara a las víctimas. Un gran amigo mío es una de ellas. Hace años suscribió con Bancaja (una de las cajas que fusionándose dieron lugar a Bankia) una obligación subordinada, menos célebres que las preferentes pero igualmente letales, en apariencia muy ventajosa. Cuando ya en Bankia estalla la burbuja de las cajas, a mi amigo, sin que él pudiera decir absolutamente nada, le hacen una quita del 10 % de su dinero, para después canjearle el resto por acciones de la entidad. Unas acciones cuyo valor era de 1'35 euros cada una, pero que después de la fraudulenta salida a Bolsa bajaron su cotización un 70 %, quedándose en sólo 0'50 euros. Todo justificado con un chivo expiatorio inapelable: la UE nos obliga; yo no quería, pero... Con esta pirueta filibustera, uno ve que pierde gran parte de su patrimonio y el resto permanece congelado, sine die, en el limbo. Queda la opción final de pedir un arbitraje, pero la habitual parcialidad de los mismos te deja indefenso y entregado a un asco infinito.

lunes, 1 de diciembre de 2014

DIOSES HUMANOS


  (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

Phil Hughes (1988-2014) debutó joven con la selección australiana de cricket, en 2009, sustituyendo al mítico Matthew Hayden, y pronto se consolidó como un gran bateador de apertura. Tenía un estilo sosegado y fino, ideal para el test cricket. El último año había bajado prestaciones, perdiendo la titularidad, pero permanecía dispuesto para regresar en cualquier momento. Todavía era joven, ayer habría cumplido 26 años. El pasado martes, en un partido de liga nacional entre South Australia y New South Wales, un lanzamiento de su amigo Sean Abbott impactó en su cabeza. Fue una casualidad terrible, porque el cricket es un juego muy seguro: Hughes intentó batear esa bola demasiado alta, no lo consiguió y, por la inercia del movimiento, puso al descubierto la única parte de su cabeza que el casco no puede proteger. Tras unos segundos de conmoción, se derrumbó para ya no despertar. El golpe le había fracturado el cráneo, provocándole una hemorragia cerebral. Estuvo dos días en coma inducido, falleciendo el jueves en Sydney. Era un muy buen jugador y, con el tiempo que todavía le quedaba por delante, probablemente se habría convertido en un grande del cricket australiano.
La muerte de Hughes me ha recordado las de otros deportistas que cayeron fulminados en pleno campo de batalla, más impactante que fallecer fuera de foco (accidentes de tráfico, por ejemplo). Me acuerdo del sevillista Antonio Puerta o el camerunés Marc-Vivien Foé. También del húngaro Miklas Feher, que de repente se desplomó falleciendo casi en el acto mientras jugaba en el Benfica de Camacho. Provoca una sensación chocante la muerte de un deportista de élite, sobre todo si es joven y prometedor. A los futbolistas, hoy en día más que nunca (en España está claro que sobre todo el fútbol es un culto que supera ideologías o religiones), se les ve casi como a dioses, seres invulnerables que están por encima del resto. Por eso su muerte en vivo conmociona casi como si de un Aquiles se tratara. Parecen criaturas revestidas de una estela de eternidad, y sin embargo sucumben igual (o más) que los demás a los peligros que nos circundan. La fragilidad de la vida humana cobra una dimensión más evidente en estos casos.

lunes, 24 de noviembre de 2014

RETORNO AL PASADO


 (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

       No era precisamente un secreto, pero ha sido curioso que los medios de comunicación que llevan todo un año cortejando a Pablo Iglesias tardaran tanto en recordarle sus altisonantes declaraciones en favor del chavismo. Hemos tenido que esperar a que los dirigentes de Podemos decidan arrinconar su ideología primigenia, con el fin de alcanzar la centralidad ideológica necesaria para ganar unas elecciones, para que La Sexta les recuerde de dónde vienen y a qué responden. La tarea arqueológica es muy asequible, pues las evidencias son numerosas en internet, especialmente en Youtube. Hasta que intuyó la posibilidad de convertirse en un prócer de masas, Iglesias no tuvo en cuenta que determinadas apuestas no eran las más adecuadas para captar la confianza de la mayoría.
Este retorno al pasado me interesa, más que nada por lo que ha costado trazarlo en los medios de masas. Pero la verdad es que también tiene un punto perturbador, en la medida en que me afecta personalmente. Quiero decir que el hecho de ser el candidato de UPyD al Parlament de las Baleares me ha hecho preocuparme por mi pasado. Hay gente, como Aznar, Zapatero o el pequeño Nicolás, que nacieron con el deseo del poder entre ceja y ceja, pero a mí nunca se me pasó por la cabeza aspirar, más humildemente, a ser diputado en la sala donde nuestros parlamentarios, parafraseando a Lubitsch, hacen con la política más o menos lo mismo que perpetraba Hitler con Polonia. A mí no me sucede lo mismo que a Iglesias, pues no tengo ninguna ideología inconveniente que ocultar. Tampoco delitos o multas de tráfico sin pagar. Pero, claro, cuando alguien pasa a representar a otras personas, numerosas y diferentes entre sí, ya no puede ser él mismo. O no del todo. No se trata de mentir, obviamente, pero sí de reconfigurarse en un perfil medio que no personalice demasiado y sea mínimamente representativo. Y eso entendido en varios sentidos, como sería la forma de vestir, cómo se habla, las aficiones que se exhiben o no, etc. Ese es el patrón, la tendencia marcada que progresa hacia la robotización del homo politicus. Luego se puede seguir o no. Creo que yo no lo voy a hacer.
Related Posts with Thumbnails