domingo, 23 de agosto de 2009

LEONARD COHEN, PLEASE DON'T PASS ME BY

"Hay una ruptura en todo. Así es como penetra la luz" (Anthem)

Todavía no me explico por qué no asistí al concierto de Cohen en Palma la semana pasada. Tenía tres o cuatro motivos para no hacerlo, motivos que parecían consistentes en un primer momento pero que ahora, a posteriori, han perdido toda su aparente consistencia. He escuchado y disfrutado todo lo que ha publicado Cohen, durante cientos y cientos de horas, tengo libros suyos, otros biográficos, etc. En fin, que soy coheniano hasta la médula desde hace más de una década. Y aún así no fui. No quise o no supe entrar en la Tierra Prometida del comandante Cohen.

Tarde y mal, de todas maneras me gustaría dejar aquí una delicatessen de Cohen, como homenaje al que ha sido uno de mis mejores maestros. Dejaré de lado sus piezas más conocidas y famosas para señalar una rareza absoluta (la pieza es tan rara que he tenido que subirla yo mismo a internet), una pieza que sólo grabó una vez en un disco en directo, el Live songs de 1973, que recopila piezas tocadas en sus giras de 1970 y 1972 en sitios tan variopintos como París, Londres, Bruselas, la isla de Wight o una habitación de Tennessee. Fue aquella su época más enloquecida y sombría, en la que un Cohen totalmente subsuelítico luchaba diariamente contra la idea del suicidio; lejos quedaba todavía su equilibrio budista. Ese sufrimiento se trasluce claramente en este canción desesperada, alucinada, enfermiza, machacona, como puede comprobarse echándole un vistazo a su sobrecogedora letra. Un auténtico apotropaion (amuleto para alejar los miedos) cuya finalidad consiste en conjurar lo que nos lleva al abismo (se nota, por su desgarrado y desatado tono de voz, que Cohen se lo jugaba todo en esa época); por eso mismo, fue tal vez la canción más escuchada por un servidor en esas infernales noches subsuelíticas de no hace tanto tiempo. Su título, Please don't pass me by (a disgrace). Una joya de 13 minutos (es la canción más larga de Cohen, si no me equivoco) interpretada en el Royal Albert Hall de Londres en 1970.

7 comentarios:

olmez dijo...

Gracias, un hallazgo.
En la entrevista, le preguntan por qué no vende su casa de Montreal puesto que está sin un céntimo desde que le robaron y él contesta que aunque sólo pasa allí un par de días al año, en el sótano tiene una lavadora que aprovecha todo el barrio. "No puedo vender la casa; ¿cómo voy a dejar a mis vecinos sin lavadora?"

http://www.youtube.com/watch?v=ugh8Xe6hX7U


Salud

Horrach dijo...

jajaja, sí, Cohen tiende mucho a la coña en las entrevistas. Buno, y no sólo en las entrevistas, porque en el 'Chelsea Hotel' dice que la Joplin "preferías tipos guapos pero conmigo hiciste una excepción".

saludos y gracias

olmez dijo...

Gracias a usted por su blog, Horrach. Caí en él por casualidad cuando buscaba información sobre Cohen y he pasado un rato estupendo leyendo sus entradas antiguas. Le felicito.
Se me ocurrió que L.C. podría ser muy bien el ideal de la mujer atalántica (la que no es ctónica ni tampoco sáfica): un hombre que, por un lado dice lo que ella quiere oír y por otro, se marcha cuando corresponde, es decir que no se eterniza.
Saludos y hasta pronto.

Horrach dijo...

Hombre, gracias, es usted muy amable, Olmez.

Estoy de acuerdo en lo que señala de Cohen: él dice que su fama de conquistador era inmerecida, pero el caso es que conoce muy bien a las mujeres, de ahí que la forma que tiene de relacionarse con ellas sea, creo yo, la más inteligente.

saludos

Anónimo dijo...

ola vendo 3 entradas para el concierto de leonard cohen el 13 de septiembre en granada,las entradas estan en la parte de abajo fila 13 centro.PRECIO DE LAS 3 ENTRADAS 300 EUROS.Para cualquier consultar llamar al tlf:625876991

koolauleproso dijo...

Nada me gustaría más que nuestro idolatrado Cohen se dejase caer por Gijón. Por eso, que haya dado un concierto en Palma y que tu no hahas ido, bordea casi el delito.

Como siempre, muy bueno el regalo (musical) que nos haces. No lo conocía, por supuesto...

Horrach dijo...

En efecto, Koolau, lo que me ha pasado con Cohen podría tipificarse en el Código Penal. Al menos me podría quitar algunos años de reclusión mi acto de contricción, al menos, jajaja.

saludos

Related Posts with Thumbnails