lunes, 14 de septiembre de 2015

MONDO MANIFA


 (artículo publicado hoy en El Mundo-El Día de Baleares)

En Cataluña muchas cosas no se harán demasiado bien, o incluso se harán fatal, pero en cuanto a organizar manifestaciones sin duda el liderato mundial de Kim Jong-un comienza a tambalearse. Hoy ya no eres nadie si no has estado mínimo en una docena de manifas. Y más si tienen un aura evangélica como las de la Diada. Dan ganas de quedarse a vivir para siempre en el fenómeno, no salir del bucle extático ni para hacerse el cigarrito.
Si dejamos de lado los eslóganes de turno, las revoluciones son en el fondo hijas del ansia por hacer piña y olvidarnos así de la incertidumbre del mundo moderno. Una manera de afirmarse en un escenario que ahogue al yo y sus preguntas intempestivas. En la mani el interrogante lleva cerrado desde el principio, porque la respuesta se impone como por efecto de la gravedad. La libertad angustia mucho, no me jodan, y sumarse gozoso a la dinámica que te dicta las cosas es algo que los presos tienen muy claro cuando abandonan la cárcel: allí estaban mucho mejor. Fuera de los barrotes todo es mucho más complicado, hay dudas, angustia. En la trena, todo fluye automáticamente.
¿No han pensado que alargar los prolegómenos de la independencia realmente les conviene? Mantendría alejada la tristeza post coitum, la enrabanada no decaería. Y, si decae, ¡que echen mano del Cialis de Sánchez Dragó! Si los cristianos prolongan el momento de la verdad fuera de este mundo, con el anzuelo siempre a la vista pero lejos de la boca, no veo por qué no se puede estirar más este prusés tan entretenido.
A ese culto del grupo en la arcadia manifestante habría que sumar un permanente hilo musical donde habite la ubicua Ítaca del futuro ciudadano senegalés Lluís Llach. La renovada salud espiritual precisa de eso, además de la contemplación eterna del video para neandertales protagonizado por Albà y Lloll Beltrán.
Luego toca debate. “Hay que debatirlo todo”, asegura Antoni Bassas. Pero para que ese debate plural fluya como toca es urgente silenciar a amargados como Josep Borrell, vetado en TV3 esta semana. Debatirlo todo e integrando a todos, eso es incuestionable. Y quien lo cuestione que vaya poniendo cara del venezolano Leopoldo López.

PD: lo de Sánchez Dragó y el Cialis, que puede parecerle a los que no estén en el secreto algo críptico, va por este estupendo artículo de Javier Blánquez: http://www.primeralinea.es/.../vicio-y-subcultura.../19211/

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails