viernes, 11 de diciembre de 2009

PROSTITUCIÓN Y LIBERTAD

Escena de Belle de jour (Buñuel, 1967)

Este blog no puede presumir de ser polémico si no se mete en un fregado más: el de la prostitución y el debate que sobre la misma se está desarrollando últimamente. En España como en Dinamarca (como señaló hace unos días Santiago González en su imprescindible blog, el Ayuntamiento de Copenhague ha llevado a cabo medidas contra todo tipo de prostitución durante la cumbre de la ONU sobre calentamiento global), iniciativas políticas de izquierdas están intentando situar al fenómeno antiquísimo de la prostitución en el centro de la atención pública. El enfoque es el siguiente: lo que se pretende es prohibir la prostitución en bloque (bueno, la prostitución ejercida por mujeres, porque la que tiene que ver con hombres parece que se está dejando curiosamente de lado), y no únicamente atacar la situación que lleva a muchas mujeres a prostituirse a la fuerza, coaccionadas por mafias que las convierten en esclavas. Como le señalé hace unas semanas a la Bibi Aído mallorquina, la consellera de Igualdad del Consell de Mallorca, la socialista Silvia Cano, hay que separar las dos cosas, trazando los dos niveles en los que se diferencia la prostitución real: 1. la prostitución en la que las mujeres ejercen a la fuerza; 2. donde no hay mafias y las mujeres ejercen su derecho de alquilar (ojo: la palabra correcta en este caso es alquilar, no vender) su cuerpo y parte de su tiempo por un dinero.

El problema que se da en el punto de vista del feminismo maximalista es que se pretende legislar en ambos niveles, cuando legítimamente sólo puede hacerse en el primero, donde sí se da una clara infracción de la ley. El segundo caso se da en un ámbito de plena libertad y, aunque las decisiones que tomen las prostitutas no gusten a las Aído y compañía, no parece justificable racional y moralmente que traten de impedir ejercer su libertad a mujeres adultas. Que desde una perspectiva superfeminista se considere que su actividad legal, sin mafias, tiene algo que ver con valores patriarcales o falocéntricos, es una cosa interpretable y particular (aunque también la tesis misma es en sí discutible: que sean los hombres y no las mujeres los que buscan sexo de pago puede tener causas culturales, pero las biológicas no le andan a la zaga), no implica que deba considerarse como un delito. ¿O es que vamos a prohibir todas y cada una de las conductas que, sin invadir la libertad de nadie, tienen algo que ver con ideas o morales que nuestro gobierno del PSOE, por ejemplo, detesta? ¿Estamos diciendo que hay que prohibir la prostitución libre y voluntaria ejercida por seres racionales y adultos porque supuestamente ésta promociona 'modelos de sexualidad falocéntricos'? Al final va a tener razón Javier Marías, quien hace unas semanas, en el dominical de El País, escribió un artículo referente a la cuestión de los humos en espacios públicos, que se está legislando porque con la todavía ley vigente los ciudadanos españoles no han hecho lo que el gobierno ZP pretendía, que es que dejaran de fumar. En este caso que nos ocupa, como un número importante de mujeres decide prostituirse, ejerciendo su legítimo derecho a la libertad, pero esa decisión no gusta, pues se les coarta su derecho. Simple y llanamente, eso es lo que se está pretendiendo desde el feminismo político. Para salvar el alma de estas mujeres equivocadas, manipuladas por el pérfido machismo criminal, se les coartan sus derechos, se restringe su libertad. Paternalismo de base totalitaria y reminiscencias mesiánicas es eso, aunque se disfrace con los prestigiosos ropajes de la retórica progresista.
Dejo la última palabra a Susanne Moller, protavoz de las prostitutas danesas, que contesta así a la iniciativa del ayuntamiento de Copenhague:

"Una campaña que demoniza a los clientes y no distingue entre tráfico de mujeres y quienes nos dedicamos libremente a esto (...). En el Ayuntamiento no desean dialogar. Se recluyen en sus despachos y estudian cómo salvarnos. Es como si no valiésemos nada. Ni siquiera se dignan hablar con nosotras. En realidad nos discriminan. Preferimos tener derechos a que nos salven".

6 comentarios:

Sonja dijo...

Pues sí que le gusta meterse en jardines sí ;-)
Disculpe pero yo no tengo la sensación de que el gobierno actual esté en contra de la prostitución, hablan de legalizarla no de prohibirla entiendo yo, no se si lo está mezclando con lo de Copenhague.

Dejémonos de pamplinas en el fondo lo que quieren es hacer caja, !clink, clink! es una economía sumergida muy potente y golosa.

En estos casos se suele criticar la hipocresía de los antiprostitución pero ¿y qué me dicen de los pro-prostitución?
Esos que consideran que es una profesión respetable como cualquier otra susceptible de ser legalizada?
¿Siendo tan alta opinión que tienen del gremio es acaso una de las profesiones que animan a escoger a sus "vástagas"? "papá lo he pensado no quiero estudiar empresariales ni FP prefiero ser puta? ah muy bien hija".

Yo no atino a imaginarme la situación, de verdad que mem esfuerzo pero me cuesta ¿acaso pondrán en la oficina del paro cursillos para el sector como para el resto? veamos el Word dudo que lo usen, mmm... Educación física de mantenimiento y reforzamiento mandíbular o kamasutra varios niveles?

Ofertarán dicha opción tan respetable junto al resto de estudios y profesiones en los institutos?

Crearán centros de formación para obtención del título mediante exámenes como sucede con cualquier profesión por mínima que sea?
(Concédame que no imagine los módulos y asignaturas porque me sonrojo fácilmente).

En fin, si se va a legalizar y a considerarse una profesión debería hacerse equiparándola a todas las demás o sino se puede que no se haga.
Y algo me dice que en los paises que ya dieron ese paso se están volviendo atrás por alguna razón.

Vamos si el insulto español más usado y ofensivo por antonomasia es "hijo/a de puta", quien considere la prostitución algo respetable debería borrarlo de su vocabulario y además no debería ofenderse en absoluto si alguien les adorna con ese calificativo, eso sería coherencía, sí señores.

Horrach dijo...

Más que el gobierno, quien se está moviendo en estos temas son sectores del propio PSOE, que presionan precisamente para que la prostitución no se legalice. En el gobierno parece que hay opiniones contrapuestas (el gobierno ZP es lo que más se parece al 'poder loco', por la cantidad de propuestas tan opuestas y contradictorias que se ponen en marcha. Muchas veces defienden a la vez una cosa y la contraria).

AQuí no se trata de que nos limitemos a escuchar a aquellos que están claramente en contra de la prostitución (por X motivos) o de aquellos que la defienden (también por X). Lo que se debe hacer es escuchar precisamente a la parte implicada, es decir, a las propias prostitutas que trabajan en esto voluntariamente. Plantear la cuestión a partir de la hipótesis de lo que diría uno si su hija quisiera meterse a puta es distorsionar la cuestión. Aquí lo que hay es, claramente, una situación en la que se está escuchando a todo el mundo salvo a las propias prostitutas. Si muchas de ellas quieren trabajar en esto me parece que prohibirles ejercer su libertad sería muy antidemocrático. Ya digo: independientemente de los motivos de fondo que podamos encontrar en los abolicionistas y los forofos del tema. Quien debe ejercer su libertad son ellas (o ellos, ya que estamos, que me fascina que siempre se deje de lado en estos temas la legión de prostitutos que trabajan en esto. Sobre estos, parece que nadie tiene nada que decir).

saludos

Sonja dijo...

Bueno supongo que en eso tiene usted razón, el estado ya está dando bastantes muestras de paternalismo cargante, con lo del tabaco, con el reparto de tareas en casa y con tantas otras sandeces.
De todas formas también es cierto que las prostitutas tienen derecho a serlo si quieren pero también el resto de ciudadanos tienen derecho a expresar su opinión sobre ellas, dudo mucho que lo prohiban y que sea una propuesta seria.

Serafin dijo...

Ya tiene gracia que en una Sociedad que ha vulgarizado el sexo de la manera que lo ha hecho, y ademas ha mercantilizado -o lo prentende- hasta la ultima de las actividades fisicas o mentales del ser humano, ya tiene gracia, digo, que en una Sociedad asi se de, al menos por parte de la filigresia progre, esta ridicula actitud tiquismiquis hacia el sexo de pago.

En mi opinion, se trata de una muestra mas de la confusion ideologica y la frivolidad de esa filigresia progre, por un lado, y la rabia que le da al Estado (lo que permite que ahi, en esa mojigateria, converjan "izquierda" y "derecha") el encontrarse frente a una gigantesca actividad economica sumergida de la que dicho Estado no ve un duro.

Que hacer? se preguntan entonces progres y no progres. Hacemos cotizar a las putas (perdon, "trabajadoras sexuales")? Las criminalizamos?

Tremendo dilema.

Horrach dijo...

Sonja, un gobierno paternalista es mala cosa. Si sigue así, dictando por ley temas que son más de costumbres que de otra cosa, la situación cada vez se va a ir haciendo menos democrática. El paternalismo zapateril no es algo inventado recientemente.

Serafín, estoy de acuerdo contigo: la frivolidad y la confusión del discurso progre es muy evidente, y también sonrojante. Es un bonito ejemplo de cómo ideología y realidad se van alejando más y más.

saludos a ambos

Sonja dijo...

Es que todo esto de la libertad y la democracia al final es muy relativo, de hecho creo que es una especie de espejismo.
Bla, bla bla pero veamos la realidad empírica: mis hijos cuando empiecen el cole no van a poder estudiar en castellano, acaban de iniciar una ley para prohibir los toros en Cataluña (yo también estoy contra el maltrato animal pero me parece que lo pasan muchisísimo peor los pollos y demás ganado en las granjas de tortura), acaban de pretender eliminar la zona de fumadores de los bares, o sea que pronto el que se quiera fumar un pitillo con el café tendrá que irse a la calle? (ostras que ganas de fumar me entran cada vez que lo prohiben)Luego con los móviles dando la vara, pues el mio no lo he registrado ale ni pienso hacerlo, antes me compro otro, mira que son pesados.

Related Posts with Thumbnails